lunes, 8 de febrero de 2010

miércoles, 7 de octubre de 2009

Trabajo Práctico Nº 1: Laboratorio móvil

I. S. F. D. Nº 104.
Profesorado para EGB I y II.
Tercero “A
Ciencias Naturales y su enseñanza III.
Profesora: Liliana Medeiros.
Trabajo Práctico Nº 1: “Laboratorio Móvil”.
Alumnas: Babasso, Nerina; Bozzo, Karina; Chabán, Sandra; Gómez, Mabel; Hernández, Graciela; Nagel, Sandra; Paz, Rosa.
Ciclo Lectivo 2009 – Primer cuatrimestre.

Introducción teórica.

Contenidos Pedagógicos:

1) Buscar en textos, a qué se llama Ciencia escolar, compararla con la ciencia del científico y justificar su presencia en las aulas.

La ciencia escolar es el objeto propio de la Didáctica de las ciencias creado por el proceso de transposición didáctica, en el contexto de la educación científica (en todos los niveles y modalidades). Para Galagovsky la ciencia escolar necesita ser fundamentada desde su enseñabilidad. Si bien la ciencia escolar se relaciona con la erudita, la primera requiere de un currículum específico, que puede ser muy distinto al de las universidades. Más allá de los puntos en común, la ciencia escolar es una entidad autónoma caracterizada por valores y objetivos propios del contexto educativo, dependiendo del las necesidades y el medio socio-cultural en el cual se inserta.
En los cuadernillos de trabajo divulgados a nivel nacional para el trabajo en el aula de las Ciencias Naturales se expresa:
(…) “El estudio de las Ciencias Naturales forma parte del currículo desde los primeros niveles de la escolaridad, dando cuenta de una responsabilidad social en el plano educativo. Esta es una diferencia con la ciencia experta, o ciencia de los científicos, ya que los objetivos de la ciencia escolar están relacionados con los valores de la educación que la escuela se propone transmitir” (…).
Los contenidos del área de Ciencias Naturales aluden al conocimiento científico de las disciplinas que la integran, y su adquisición ayuda a los alumnos no sólo a formarse como ciudadanos competentes sino que también promueven una comprensión de la ciencia en su recorrido histórico y sus relaciones con las otras formas de acceso a la realidad.
La formación científica debe propiciar una transformación significativa en la vida de los ciudadanos aportando las herramientas necesarias a la hora de la toma de decisiones. Para ello, la ciencia escolar debe facilitar un aprendizaje significativo posible de ser aplicado en el contexto socio – cultural del educando. Este objetivo debe guiar al docente a la hora de la transposición didáctica.
Es importante considerar que el conocimiento que deberá ser enseñado en la escuela, si bien no es una reproducción exacta del conocimiento que genera la ciencia, debe guardar con éste una estrecha relación y coherencia, evitando que se lo vulgarice. Los chicos pueden adquirir saberes amplios y profundos sobre el mundo que los rodea, superando los límites del saber cotidiano y acercándose al conocimiento erudito. Un objetivo central de la educación científica es enseñar a los chicos a pensar por medio de teorías para dar sentido al mundo.
Por lo dicho, se entiende que es necesario suscitar en los alumnos el aprecio, interés y el conocimiento del mundo natural, así como contribuir al desarrollo de las capacidades de indagación para que puedan tomar decisiones basadas en información confiable.

2) Indicar los recursos que deben ser utilizados en el aula para la enseñanza de las ciencias desde esta visión de ciencia escolar.


Para hacer ciencia escolar hay que enseñar a los alumnos a intentar una explicación anticipada de los hechos, a dialogar, diseñar un experimento, ponerlo en marcha, observar, tomar notas, observar los resultados y cotejarlos con lo previsto, elaborar hipótesis posibles, corregir errores, modelizar, comparar con textos, aprender a comunicar con libros los resultados de modo oral o escrito (Informes de trabajos prácticos), entre otras cosas.
Se debe plantear situaciones de aprendizaje que permitan a los alumnos superar las evidencias del sentido común, promoviendo observaciones que permitan avanzar más allá de los datos perceptivos y la formulación de hipótesis que orienten los trabajos de investigación exploratorios o experimentales.
Por otra parte, el trabajo experimental escolar debe promover la explicitación de las ideas previas de los alumnos ya que pueden constituirse en obstáculos para la construcción de nuevos significados.
El objetivo de la educación científica es enseñar a pensar por medio de teorías para dar sentido al mundo, y para ello los alumnos deberían comprender que el mundo natural presenta cierta estructura interna que puede ser modelizada. Esta modelización debe estar al servicio de mejorar la calidad de vida de los chicos y la de los demás, ya que la ciencia escolar tiene una finalidad conectada con los valores educativos (tal como hemos expresado en la pregunta anterior).
La ciencia escolar se construye a partir de los conocimientos de los alumnos, sus modelos iniciales o de sentido común, como anclaje de los modelos científicos escolares. Dichos modelos irán evolucionando y permitirán conocer lo nuevo a partir de algo ya conocido, e integrar así dos realidades: la forma de ver cotidiana y la perspectiva científica.

Es muy importante planificar actividades que ayuden a los niños a desarrollar sistemas cada vez más autónomos, ayudarlos a representarse progresivamente los objetivos de la tarea, a diseñar sus planes de acción, a permitirse la equivocación y a aprender a evaluar su error. En el marco de la ciencia escolar, la idea de autorregulación del aprendizaje es central, ya que se considera que es el propio alumno quien construye sus conocimientos, en interacción con sus compañeros y sus maestros. Los ambientes que promueven la exploración, que animan a anticipar las consecuencias de una acción futura y a verificar los resultados, que brindan refuerzos positivos, que propician la reformulación de las ideas mediante el planteo de preguntas y problemas son facilitadores del aprendizaje y de los procesos de autorregulación.
Si bien la escuela no forma científicos debe garantizarles a los alumnos la apropiación de conceptos, procedimientos y actitudes de los saberes científicos socialmente significativos para el desarrollo de una competencia científica básica. La alfabetización científica permitirá perfilar personas capaces de asumir posiciones reflexivas y racionales capaces de reaccionar creativamente frente a distintas situaciones, desarrollará las competencias necesarias en la formación de una ciudadanía culta.
A continuación de citan unos párrafos de los Cuadernillos de Trabajo publicados por el Ministerio de Educación a nivel nacional que dan cuenta de cómo se deben enseñar Ciencias Naturales en la escuela:
(…) “La tarea de enseñar y aprender Ciencias Naturales se encuentra hoy con el desafío de las nuevas alfabetizaciones. En este sentido, entendemos por “alfabetización científica” una propuesta de trabajo en el aula que implica generar situaciones de enseñanza que recuperen las experiencias de los chicos con los fenómenos naturales, para que ahora vuelvan a preguntarse sobre estos y a elaborar explicaciones utilizando los modelos potentes y generalizadores de las ciencias físicas y naturales. En este sentido, los niños pueden iniciar ese proceso de alfabetización científica desde los primeros años/grados de la escolaridad. En efecto, el aula es un espacio de diálogo e intercambio entre diversas formas de ver, de hablar y de pensar el mundo, donde los participantes, alumnos y maestros, ponen en juego los distintos conocimientos que han construido sobre la realidad. Por eso, enseñar ciencias significa abrir una nueva perspectiva para mirar. Una perspectiva que permite identificar regularidades, hacer generalizaciones e interpretar cómo funciona la naturaleza. Significa también promover cambios en los modelos de pensamiento iniciales de los alumnos y las alumnas, para acercarlos progresivamente a representar esos objetos y fenómenos mediante modelos teóricos. Enseñar ciencias es, entonces, tender puentes que conecten los hechos familiares o conocidos por los chicos con las entidades conceptuales construidas por la ciencia para explicarlos.
Los nuevos modelos de la ciencia escolar, que se configuran a partir de preguntas y explicaciones, deben servir para ser aplicados a otras situaciones y para comprobar que también funcionan, que son útiles para predecir y tomar decisiones. En este sentido, decimos que son potentes y generalizadores. Utilizar los modelos explicativos de la ciencia es, por ejemplo, “ver” en una manzana todos los frutos, saber en qué se diferencia y en qué se parece a otros frutos y comprender el papel que juegan las semillas en la continuidad de la vida. Es “ver” en una toalla mojada secándose al sol el proceso de evaporación, saber cuáles son los factores que influyen en la rapidez del secado y anticipar en qué condiciones una prenda se secará más rápido”(…)

3)¿A qué se llama, desde la pedagogía actual, “leer y escribir en ciencias”?Buscar las características de los textos científicos. ¿Qué es un informe de Trabajo Práctico? ¿Qué partes debe tener un informe?

En el punto anterior mencionamos que los alumnos deben aprender a intentar una explicación anticipada de los hechos, a dialogar, diseñar un experimento, ponerlo en marcha, observar, tomar notas, observar los resultados y cotejarlos con lo previsto, elaborar hipótesis posibles, corregir errores, modelizar, comparar con textos, etc. Pero además hemos mencionado que deben aprender a comunicar los resultados de modo oral o escrito y esto se debe a que el producto de la actividad científica no termina de transformarse en genuino conocimiento científico hasta que no queda comunicado, es decir, escrito, publicado, difundido, examinado, discutido, revisado y aprobado a disposición de la comunidad científica.
Es muy importante prestar atención al lenguaje utilizado, ya que se deben comunicar los datos obtenidos de manera clara y ordenada. La meta es justamente comunicar el resultado de la investigación. La comunicación, que puede ser verbal o gráfica, pudiendo utilizar la descripción verbal (para dar a conocer características cualitativas o cuantitativas de objetos, seres vivos o fenómenos), una tabla (para registrar valores numéricos en orden decreciente o creciente), cuadro (para presentar ordenadamente un gran número de datos cualitativos o cuantitativos), gráfico lineal (para presentar datos numéricos. Permite establecer relaciones entre las variables que intervienen), gráfico de barras (representar datos numéricos permitiendo comparar con más facilidad las variables que intervienen en un fenómeno) o gráfico circular (para representar los porcentajes de un todo).
Entre las formas más empleadas en la ciencia actual para la comunicación de trabajos se encuentran el artículo científico (el que más se utiliza es el paper), el informe de laboratorio, el informe técnico, la presentación oral en un congreso, el póster, la conferencia y el libro.
Para realizar un informe debemos preguntarnos: ¿qué nos proponemos?, ¿qué utilizamos?¿cómo procedimos?¿qué resultados obtuvimos? Y ¿Qué conclusión sacamos? Además es conveniente:

- plantear el problema de manera concreta.
- Formular la hipótesis correctamente.
- Redactar el objetivo de manera que sea comprensible qué nos propusimos con la investigación.
- Enumerar el material utilizado.
- Explicar en forma ordenada el procedimiento o actividades realizadas.
- Describir los datos obtenidos en las actividades.
- Enunciar las conclusiones y determinar si confirman o no la hipótesis.
En los informes de prácticas experimentales siempre hay un pequeño texto introductorio que explica cuáles son los objetivos de la experiencia, es decir, qué propiedad o fenómeno se intenta mostrar. Luego, se incluye una lista de los materiales y el procedimiento que se utiliza para realizar las diferentes etapas de la experiencia.
Por otra parte, hay que tomar nota de todo lo que se observa durante la experiencia y que puede estar relacionado con los objetivos de esta. El lenguaje empleado debe ser conciso pero lo bastante detallado como para garantizar la correcta comunicabilidad del informe. Para una mayor claridad conviene incluir un esquema de los aparatos utilizados, en el que se indique cómo están armadas sus distintas partes.
Además, si se efectúan mediciones hay que indicar con qué instrumentos y mediante qué procedimientos se consiguieron. A su vez, si se han obtenido distintos valores, puede ser útil disponerlos en tablas para facilitar su visualización.
Hay que considerar, por otra parte, que los valores medidos tienen que estar correctamente especificadas las unidades que se consideraron en cada caso. Es importante evitar la mezcla de unidades del mismo tipo.
Por último, hay que destacar aquellos resultados que responden a los objetivos del experimento.
Por todo lo dicho y, fundamentalmente, teniendo en cuenta que el lenguaje tiene un papel fundamental en los procesos de enseñar y aprender, como docentes debemos promover la verbalización de las ideas de los alumnos. En el proceso de explicitación de sus representaciones o modelos iniciales se produce la confrontación con otros puntos de vista. Otra de las capacidades cuyo desarrollo debemos promover, en el marco de la alfabetización científica, es la producción de textos escritos ya que escribir acerca de un fenómeno requiere darle sentido y al hacerlo quien escribe toma conciencia acerca de lo que sabe y lo que no sabe, y establece nuevas relaciones con otras ideas. Se crea, a través del lenguaje, un mundo figurado hecho de ideas o entidades, no de cosas, formado por modelos y conceptos científicos que se correlacionan con los fenómenos observados y que permiten explicarlos. En este marco, los científicos elaboran sus ideas y las dan a conocer en congresos y publicaciones, con la finalidad de que la comunidad científica las conozca y evalúe. En forma similar, los alumnos dan a conocer las suyas con un nivel de formulación adecuado a su edad y posibilidades, en el marco de la actividad científica escolar.
Con los niños, los docentes debemos usar un lenguaje oral y escrito sencillo y accesible para ellos. No obstante, cuando se requiere que conozcan o utilicen un término preciso (específico), con el cual se denomina un proceso, un organismo o un material, es importante que hagamos uso de él. Por ello no presentaremos los términos de manera aislada sino dentro de enunciados que den contexto a su significado y, siempre que sea posible, acompañados con alguna ilustración.

Contenidos conceptuales:


En los libros de Química buscar los siguientes contenidos: Definición y clasificación de Sistemas materiales. Dar 3 ejemplos de cada uno. Métodos de separación de fases y de Fraccionamiento. Clasificación de sistemas homogéneos en soluciones y sustancias. Definición y ejemplos de cada uno. Clasificación de sustancias. Ejemplos. Métodos de descomposición química. Concepto de elemento químico. Tabla Periódica de los elementos.

Introducción.

Antes de comenzar a entender qué se entiende por sistemas materiales nos pareció conveniente tratar de entender qué es materia y cuerpo ya que son términos que aparecen en las definiciones.
Cuando miramos el mundo que nos rodea encontramos objetos perceptibles como por ejemplo: árboles, rocas o nubes, denominados cuerpos.
El componente común de los cuerpos es la materia, por lo que se define a los cuerpos como una porción limitada de materia. Todo cuerpo se caracteriza por ocupar un volumen en el espacio y poseer masa. Hay que aclarar que el universo se compone también de energía (no sólo materia) que adopta diversas formas y sufre continuas transformaciones.
Por lo dicho podemos decir que lo que nos rodea y constituye está formado por materia y energía.
La definición de materia para Serventi debe ser acotada para evitar las fallas por lo que la define como todo lo que posee peso, y ocupa un lugar en el espacio.
La materia tiene propiedades, o sea, cualidades que pueden ser apreciadas por los sentidos. Las propiedades pueden clasificarse en:
* extensivas: Dependen de la cantidad de materia que se considere, ya que el peso y volumen de una cierta cantidad de materia depende de dicha cantidad. También son propiedades extensivas la masa y la capacidad calórica.
* intensivas: No dependen de la cantidad de materia, como el peso específico, punto de ebullición y de fusión, brillo, color, dureza, forma cristalina, índice de refracción, densidad y solubilidad. Cuando se expresan numéricamente se denominan constantes físicas de la materia
La materia se presenta en tres estados fundamentales que se denominan estados de agregación o estados físicos, ellos son: sólido, gaseoso y líquido. Un mismo cuerpo puede por los efectos de la variación de la temperatura o presión pasar de un estado de agregación a otro. Los cambios de estado se producen por: fusión (el punto de fusión depende de cada sustancia pura), solidificación, vaporización (según como se verifique se denomina evaporización o ebullición), licuación (la temperatura por encima de la que no es posible licuar a un gas se llama temperatura crítica), sublimación (es el pasaje del estado de vapor al sólido sin pasar por el estado líquido) y volatilización (es el pasaje del estado sólido al vapor sin pasar por el estado líquido).

Sistemas materiales.

Para definir los sistemas materiales se citan a continuación dos definiciones:

“Se llama sistema material a toda porción del universo que se aísla, real o imaginariamente, para su estudio” (De Biasioli, Gladis D. A. y De Weitz, Catalina D. S.; “Química general inorgánica”; Editorial Kapelusz; 1981; Pág. 9).

“Se denomina sistema material a un cuerpo aislado, conjunto de cuerpos, parte de un cuerpo o parte de un conjunto de cuerpos que se considera para estudiarlos” (Serventi, Héctor; “Química general e inorgánica – primera parte”; Editorial Losada; 1981; Pág. 16).

Clasificación de los sistemas materiales.

Los sistemas materiales se pueden clasificar en dos grandes grupos:

* Sistemas homogéneos: Es aquel sistema que en todos los puntos de su masa posee iguales propiedades físicas y químicas (en otras palabras poseen iguales valores para todas sus propiedades intensivas en las distintas partes del sistema). Todo sistema homogéneo se caracteriza por presentar continuidad cuando se lo observa a simple vista, al microscopio o al ultramicroscopio.
Algunos ejemplos: agua y alcohol (formado por dos sustancias), agua salada (formado por agua y sal), agua azucarada (Formado por las agua y azúcar) y aire (formado por tres sustancias: oxígeno, nitrógeno y anhídrido carbónico).

* Sistemas heterogéneos: Es aquel que tiene distintos valores por lo menos para algunas de las propiedades intensivas en distintas partes del sistema y estas partes se encuentran separadas, unas de otras, por superficies de discontinuidad bien definidas. En un sistema heterogéneo se denomina fase a cada uno de los sistemas homogéneos en que puede considerárselo dividido. Las fases pueden presentar cualquiera de los tres estados físicos y están separadas por superficies netas y definidas.
Algunos ejemplos: agua salada y limaduras de hierro (sistema heterogéneo de dos fases). Arena, agua y madera (sistema heterogéneo de tres fases), agua y aceite, talco y limaduras de hierro.

Clasificación de los sistemas homogéneos.

Los sistemas homogéneos se clasifican en sustancias puras o especies químicas y soluciones.
Las sustancias puras están formadas por una sola sustancia. Además, poseen propiedades específicas o intensivas constantes y además características, es decir propias y exclusivas de ellas. Por ningún procedimiento que mecánico o físico de una sustancia pura se pueden obtener porciones no sean esa misma sustancia pura.
Ejemplos de sustancias puras: hielo (funde a 0º C), hierro (funde a 1500ºC), azufre.
Las soluciones están constituidas por dos o más sustancias puras o especies químicas cuyas propiedades intensivas son diferentes. Por ejemplo: vino, aire limpio, aceite disuelto en cloroformo. Las soluciones están formadas por lo menos por un soluto y un disolvente. En una solución de sal en agua, la sal es el soluto y el agua el disolvente. No hay proporción definida para que un soluto se disuelva en un solvente (puede variara la concentración).
Los procedimientos que permiten obtener dos o más fracciones de un sistema homogéneo se denominan métodos de fraccionamiento del sistema.

Fraccionamiento de un sistema homogéneo.

Los sistemas homogéneos que no sean sustancias puras se pueden fraccionar por alguno de los siguientes procedimientos:
1) Destilación: Consiste en transformar un líquido en vapor y luego condensar el vapor por enfriamiento. Según el tipo de solución se puede dividir en:
Destilación simple: Se emplea para separar el disolvente, de las sustancias sólidas disueltas en él. Para obtener agua destilada se coloca en un balón con tubo lateral agua corriente y se conecta el balón al refrigerante.

Además del refrigerante de Liebig de metal pero hay otros modelos. El balón se tapa con un tapón que lleva atravesado un termómetro. Cuando éste marca 100ºC el agua hierve y los vapores condensan en el refrigerante.
El líquido se deposita en un caso de precipitación o un Erlenmeyer. En el refrigerante la corriente de agua fría es contraria a la de los vapores.
El agua de balón se oscurece por la descomposición de la materia orgánica. Se suspende la operación cuando en el balón queda un cuarto del líquido inicial.

Destilación fraccionada: Se emplea para separar dos o más líquidos mezclados, de diferentes puntos de ebullición. Los líquidos que destilan no son totalmente puros. Para lograr los líquidos puros se utilizan columnas fraccionadotas, desflamadores o columnas rectificadoras. Una es la de Lebel Henniger.
Al pasar los vapores por las olivas, en A condensan los vapores de punto de ebullición más elevado y a B llegan los más volátiles que son los primeros en destilar por el refrigerante de Liebig a la temperatura que indica el termómetro. Los líquidos que quedan en las olivas sirven de lavadores para los vapores que siguen desprendiéndose de la solución.
Cuando el nivel de esos líquidos pasa el nivel del sifón vuelven de oliva en oliva hasta llegar de nuevo al balón. Este procedimiento se usa para destilar petróleo, alcoholes, etc.

2) Cristalización: se emplea este método para separar sólidos que cristalizan de la solución en la que se hallan disueltos. Por ejemplo: sal de agua, azufre disuelto en sulfuro de carbono. Por ejemplo si se deja este último en una cápsula de porcelana y se deja el sistema en reposo, luego de unas horas se observan cristales octaédricos de azufre.

Métodos de separación de fases.

La separación de fases: se llama así al proceso por el cual de un sistema heterogéneo se separan los diversos sistemas homogéneos o fases que lo componen.
1) tamización: este método de separación se emplea cuando el sistema heterogéneo está formado por dos fases sólidas cuyas partículas son de diferentes tamaños, por ejemplo: arena de canto rodado.

2) Levigación: Se separan sistemas heterogénos formados por fases sólidas de distinto peso, por ejemplo: arena y oro.

3) Flotación: Con este método se separan sistemas heterogéneos formados por sólidos de distinta densidad tales como arena y partículas de corcho.

4) Filtración: permite separar una fase sólida dispersa en un medio líquido, por ejemplo: el talco en agua.

5) Decantación: se emplea para separar las fases de un sistema heterogéneo formado por líquidos no miscibles (nos solubles entre sí) de distinta densidad, por ejemplo: agua y nafta.

6) Centrifugación: se emplea para acelerar el proceso de decantación, sometiendo el sistema a una rotación. La fuerza centrífuga que actúa sobre las fases permite la separación de las mismas con mayor rapidez: centrifugadores especiales se utilizan, por ejemplo, para separar la crema de la leche.

7) Disolución: Se aplica cuando una de las fases es soluble en un determinado solvente, mientras que la otra no lo es. Un sistema formado por arena y sal puede ser separado introduciéndolo en un recipiente que contiene agua; luego de agitar el sistema para permitir la disolución, se lo somete a filtración, separándose así la arena del agua salada. A su vez se separa el agua de la sal por evaporación del disolvente.

8) Sublimación: permite separar aquellas fases capaces de sublimar. Esto ocurre en el sistema constituido por yodo y arena. El yodo sublima por efecto del calor.

Clasificación de sustancias.

Tal como expresamos anteriormente, se entiende por sustancia a los sistemas homogéneos no fraccionables que presentan propiedades intensivas constantes, que permiten identificarla. Estas se clasifican de acuerdo a la composición de sus moléculas, en sustancias simples y compuestas.
Sustancias simples: Son aquellas que no se pueden descomponer químicamente en otras. Sus moléculas están formadas por átomos idénticos, pudiendo incluso contener un solo átomo. Algunos ejemplos: azufre, nitrógeno y aluminio.

Sustancias Compuestas: Son aquellas que pueden descomponerse químicamente dando lugar a otras. Sus moléculas están formadas por átomos no idénticos o compuestos. Algunos ejemplos pueden ser: agua, dióxido de azufre y yoduro de hidrógeno.

Método de descomposición.

Como los átomos de una molécula permanecen unidos gracias a fuerzas atractivas o uniones químicas cuándo estas se modifican se descompone la sustancia, y los átomos se reagrupan por nuevas uniones originando los productos de la descomposición.
Un ejemplo es cuando se calienta óxido de mercurio y se consigue oxígeno y mercurio; o se hace reaccionar el dicromato de amonio para obtener nitrógeno, óxido crómico y agua.

Elementos químicos.

Se entiende por elemento químico al componente común de una sustancia simple, a la variedades alotrópicas de esa sustancia simple y a todos los compuestos de los cuales, por descomposición se puede obtener esa misma sustancia simple.
Cabe aclarar que por alotropía se entiende a la propiedad que posee un elemento de dar distintas sustancias simples.
Al elemento se lo designa generalmente con el mismo nombre que a la sustancia simple correspondiente: el término oxígeno puede designar al elemento oxígeno (caracterizado por sus átomos) o también a la sustancia simple oxígeno (caracterizada por sus moléculas, cada una de las cuales consta de dos átomos del elemento oxígeno).

Bibliografía utilizada.

- De Biasioli, Gladis D. A. y De Weitz, Catalina D. S.; “Química general inorgánica”; Editorial Kapelusz; 1981.
- Serventi, Héctor; “Química general e inorgánica – primera parte”; Editorial Losada; 1981.
- Apuntes de Ciencias Naturales para el curso de ingreso 2007.
- Selección del texto basado en fundamentación espistemológica de la Ciencia Escolar. Mercé Izquierdo. Barcelona.
- Cuadernos para el aula de los NAP para el área de Ciencias Naturales publicados por el Ministerio de Educación y cultura de la Nación.
- Beltrán, Faustino F.; “Química – un curso dinámico – tercer año”; Editorial Magisterio del Río de La Plata; 1986; Buenos Aires.

Normas de trabajo en el laboratorio.

Para trabajar en cualquier laboratorio, donde existen riesgos laterales, es necesario conocer y seguir ciertas pautas de trabajo no sólo las referidas a la seguridad sino también al cuidado de los materiales.
1) Buscar las normas de trabajo en un laboratorio.
2) Seleccionar o adaptar las correspondientes al trabajo en el laboratorio escolar.
3) Presentar las que han seleccionado, ordenadas según criterio decreciente de importancia.

Normas de trabajo en el laboratorio seleccionadas y ordenadas según criterio decreciente de importancia.

Los cuidados que debemos tener en cuenta en el desarrollo de cualquier práctica de laboratorio son:

1) Trabajar en forma ordenada y con calma.
2) No comer o beber en el área de trabajo.
3) Informar inmediatamente a la docente cuando se presente algún tipo de accidente en el laboratorio.
4) Lee atentamente las instrucciones del experimento antes de comenzar para saber qué hacer y contar con los materiales necesarios.
5) Revisa el material para asegurarte de que esté limpio antes de comenzar el experimento.
6) Cada reactivo debe estar en recipientes rotulados. En el rótulo debe aparecer: el nombre del reactivo y la fecha de preparación. No utilizar sustancias químicas de frascos no rotulados, ni cambiar un producto de envase sin antes rotularlo.
7) Procurar que no haya nunca líquidos volátiles como alcohol o gasolina cerca del mechero: pueden inflamarse y producir incendios y quemaduras.
8) No probar ni oler las sustancias, al menos que el procedimiento lo indique
9) No frotarse los ojos de estar realizando un experimento. Si esto ocurriera, lávate con abundante agua.
10) Para oler un reactivo o el producto de una reacción, dirigir con la mano los vapores hacia la nariz.
11) Al calentar una sustancia en un tubo mantener la boca de éste alejada de ti y de tus compañeros.
12) No utilizar tubos de vidrio que tenga los extremos sin pulir. Cuando algún objeto de cristal se rompa, recoger cuidadosamente todos los trozos, envolverlos en diarios y depositarlos en el tacho de residuos, tal como se ha acordado previamente. Informar a la maestra sobre el material de vidrio que se haya roto.
13) No calentar sustancias en tubos o recipientes cerrados.
14) Si un ácido toma contacto con la piel, lavar la zona afectada con abundante agua fría y neutralizar inmediatamente. Si la quemadura es grave concurrir a un centro de asistencia.
15) Los reactivos deben ser tapados después de utilizarlos siempre con las mismas tapas.
16) No tirar los residuos restantes en la pileta para evitar que se tape la cañería. Si son líquidos dejar correr abundante agua para que se disuelva.
17) Mantener el lugar de trabajo limpio, ordenado y seco. Limpia y seca el material de vidrio que hayas utilizado.
18) Lavarse las manos luego de finalizada la actividad.

Es importante agregar que más allá de lo enumerado anteriormente el docente debería contar con: botiquín de primeros auxilios, recipiente con arena, recipiente con agua, para poder actuar rápidamente ante algún accidente imprevisto.

4)
Armar una guía o actividad, para entregar a los alumnos de segundo ciclo, que presente la transposición que haría de estos contenidos.

Para trabajar las normas de laboratorio se llevarán a cabo las siguientes actividades:

1) En un primer momento se dividirán a los alumnos en grupos de cuatro. Luego se les entregará la siguiente consigna:

Piensa y acuerda con tus compañeros qué cosas tenemos que tener en cuenta a la hora de trabajar en un laboratorio. Luego redáctalas para leerlas en la puesta en común.

Luego de que los alumnos hayan culminado con la redacción de las normas se realizará una puesta en común de las mismas y se irán anotando en el pizarrón. La docente intervendrá de modo que queden plasmadas aquellas normas que considera relevantes. Al término se pedirá a los alumnos que decidan cuál es el orden en que deben ir, para que puedan transcribirse en un afiche que se colocará en el aula.

2) En un segundo momento y para comprobar la comprensión de las normas y la importancia de tenerlas en cuenta a la hora de trabajar en un laboratorio se les entregará un volante a cada alumno con la siguiente actividad:

¡A ver si eres un observador prudente!

Descubre cuáles son las normas que no se están teniendo en cuenta en este laboratorio.

(junto a una imagen para analizar)

3) Por último, se les propondrá a los alumnos jugar a un memotest que retoma con imágenes las normas de laboratorio.

Materiales de laboratorio.

1) Buscar en libros de Química, Física o Biología, los siguientes materiales de laboratorio. Observarlos, conocer sus nombres y sus funciones: Gradilla, Tubos de ensayo, Vaso de precipitados, Cristalizador, Ampolla de decantación, Probeta, Pinza de madera, Mechero de alcohol, Trípode, Embudo, Filtros, Tamices de distintos poros, Escobilla, Varilla, etc.
2) En la carpeta de equipo deben figurar esquemas de los mismos con sus nombres y sus usos.

Gradilla:
Se emplea para apoyar los tubos de ensayo. Suelen ser de plástico, metálicos o de madera.

Se puede
reemplazar por una caja o
huevera de cartón colocada en
posición inversa, en cuya base se
hacen los orificios para los tubos.

Tubos de ensayo:

Son tubos de vidrio que se utilizan para disolver, calentar o hacer reaccionar pequeñas cantidades de sustancia. Consiste en un pequeño tubo de vidrio con una punta abierta (que puede poseer una tapa) y la otra cerrada y redondeada, que se utiliza en los laboratorios para contener pequeñas muestras líquidas, realizar reacciones en pequeña escala, etc. Cuando se calienta un tubo de ensayo se sujeta con unas pinzas aislantes especiales; es importante que la boca del tubo esté dirigida hacia un lugar que no implique riesgo alguno en caso de que su contenido se derrame o salga despedido. Los tubos de ensayo no han de llenarse más allá del primer tercio. Cuando no se están utilizando, se colocan sobre la gradilla y para limpiarlos se emplea una escobilla.

Se puede
reemplazar por tubos de
vidrio común sólo si no se
ponen en contacto directo con
una fuente de calor.

Vaso de precipitados:
Recipiente cilíndrico generalmente de vidrio y con fondo plano, usado para preparar, disolver o calentar sustancias y para observar procesos de difusión y ósmosis. Puede estar graduado, pero se emplea para mediciones que no requieren precisión ya que no están calibrados (la graduación es inexacta). Se encuentran con varias capacidades; desde un mililitro hasta varios litros. Su forma regular permite variaciones en la temperatura o incluso en el vertido que pasan inadvertidas en la graduación.

Cuando no se utiliza
sobre el fuego, puede
sustituirse por frascos o
recipientes similares de vidrio o
plástico.

Cristalizador:
Es un elemento de vidrio de base ancha y poca estatura. Su objetivo principal es
cristalizar el soluto de una solución, por evaporación del solvente. También tiene otros usos, como tapa, como contenedor, etc. El objetivo de la forma es que tenga una base ancha para permitir una mayor evaporación de sustancias.

Ampolla de decantación:
Es un recipiente con forma de pera con un vástago provisto de una llave esmerilada, se usan para separar líquidos inmiscibles. Es parte del material de vidrio de laboratorio de química utilizado para la separación de fases líquidas de distinta densidad. Generalmente una de las fases es una solución acuosa, mientras que la otra es una solución orgánica. Se dejan sedimentar los sólidos y se va inclinando la vasija hasta que se vierte todo el líquido.

Probeta graduada:
Es un cilindro generalmente de vidrio graduado provisto de pie. En la parte inferior está cerrado y posee una base que sirve de apoyo, mientras que la superior está abierta (permite introducir el líquido a medir) y suele tener un pico (permite verter el líquido medido). Generalmente miden volúmenes de 25 ó 50 ml, pero existen probetas de distintos tamaños; incluso algunas que pueden medir un volumen hasta de 250 ml. Puede estar constituido de vidrio (lo más común) o de plástico. En este último caso puede ser menos preciso; pero posee ciertas ventajas, por ejemplo, es más difícil romperla, y no es atacada por el ácido fluorhídrico.
Se utiliza cuando la precisión en la medida de volúmenes de líquidos no debe ser muy elevada. Como todo material debe estar limpio antes de ser utilizado. Además, al ser un material volumétrico no se lo debe someter a cambios bruscos ni a altas temperaturas. Se usan para medidas de poca precisión tanto para verter como para contener.

Puede reemplazarse
por los recipientes graduados,
de plástico o de vidrio, utilizados
en la cocina para medir volúmenes.

Pinza de madera:
Sirve para sujetar los tubos de ensayo, en especial cuando se someten a la acción del calor.

Puede reemplazarse
por un broche de madera para
ropa, al cual se le agranda el
orificio destinado al tubo y se le
agrega una varilla de madera en
una de sus ramas.

Mechero de alcohol:
El Mechero de Alcohol es un recipiente que normalmente es de vidrio en cuyo interior hay alcohol, de este recipiente sale una mecha la cual se prende para conseguir la llama.
Puede construirse perforando la
tapa metálica de un frasco de vidrio. El orificio debe tener el tamaño adecuado para sostener sin que se caiga, la mecha que por ahí se deberá pasar. Colocar el resto de la mecha (córtala si es necesario) y llena el recipiente con alcohol de quemar. Colocar el mechero dentro de una lata y cubrirla con arena de modo que sobresalga la boca del frasco y la mecha.

Trípode:
Se emplea para apoyar materiales que deben someterse a la acción del calor.

Puede sustituirse
por una lata de conserva colocada
en posición invertida, a la que se le
ha realizado tres recortes.

Embudo:
Sirve para trasvasar líquidos de un recipiente a otro sin derramarlos. Los embudos son de diferentes tamaños y tipos. Pueden ser de tallo largo, corto, o mediano; pueden ser de plástico, de vidrio o porcelana. Hay embudos que están graduados como por ejemplo los de decantación. Entonces, los embudos son útiles para filtrar sustancias y para envasarlas en otros recipientes.

Se puede sustituir
por embudos de plástico y
también por la parte superior
de una botella plástica de
leche o agua mineral cortada
por la mitad y colocada en posición
invertida.

Filtros:
Se usan para filtrar colocándolos dentro del embudo.

Pueden reemplazarse
por los filtros de papel usados
para el café y también por
algodón o trozos de tela de algodón.

Tamices de distintos poros:
De malla de alambre, abertura cuadrada y normalizada. Permite tamizar material y clasificarlo según la granulometría (el tamaño dependerá de la medida de abertura en la trama de dicho tamiz).

Pueden utilizarse filtros
de café, de algodón,
multifilamentoo coladores de cocina.

Escobillones:
Son instrumentos usados en el laboratorio para la limpieza de probetas, vasos de precipitados, tubos de ensayo, etc. Consisten en varillas de hierro que en uno de los extremos tiene cerdas duras enrolladas.

Varillas:
Son de vidrio y sirven para agitar o mezclar un sistema.

Puede reemplazarse por una cucharita o un bolígrafo en desuso.

A continuación enumeramos otros materiales de laboratorio.

Vidrio de reloj:
El vidrio de reloj es una lámina de vidrio de forma cóncava-convexa. Se le llama así porque se parece al vidrio de los antiguos relojes de bolsillo. Su utilidad más frecuente es pesar muestras sólidas; aunque también es utilizado para pesar muestras húmedas después de hacer la filtración, es decir, después de haber filtrado el líquido y quedar solo la muestra sólida.

Placas o caja de Petri:
La placa de Petri, es un recipiente circular de vidrio o de plástico. Se usa para realizar cultivos de hongos y bacterias y también como germinador y cristalizador. Los biólogos utilizan la Placa de Petri para poder observar diferentes tipos de muestras de células, tanto de bacterias, animales o vegetales. En microbiología, sin embargo, la placa de Petri se utiliza para poder mezclar una muestra con algún reactivo, o poder mezclar, por ejemplo, sales, nutrientes, aminoácidos, e incluso antibióticos. Cuando la muestra se solidifica, se crean colonias de bacterias que están preparadas para recibir “tratamiento microbiológico”.Las placas de Petri modernas, tienen anillos, tanto en la base como en la tapa, para que los montoncitos de cultivo no resbalen. Se deben utilizar con precaución, y llevar siempre puesta bata, guantes, mascarilla y gafas para evitar contacto directo si salpica.

Puede sustituirse por
cajas de plástico transparentes
o cortando las bases de dos recipientes de plástico de diferentes tamaños.

Matraz o frasco de Erlenmeyer y Matraz esférico:
Se emplean para calentar líquidos cuyos vapores no deben estar en contacto con la fuente de calor.
El matraz aforado tiene forma de pera con fondo plano, cuello largo y estrecho. En el cuello de los matraces aparece una línea delgada que indica la capacidad de si mismo. Pueden ser de vidrio, caucho o plástico. Los más utilizados tienen una capacidad de 25, 50, 250, 500, 1000 mililitros. No tienen graduación y están calibrados. Se usan principalmente para la preparación de disoluciones valoradas o de concentración conocida, y para diluir muestras hasta un volumen fijo.
Pipetas:
La pipeta es un instrumento volumétrico de laboratorio que permite medir alícuotas de líquido con bastante precisión. Suelen ser de vidrio. Está formado por un tubo transparente que termina en una de sus puntas de forma cónica, y tiene una graduación (una serie de marcas grabadas) indicando distintos volúmenes. Algunas son de simple enrase, es decir que se enrasa una vez en los cero mililitros o la medida que corresponda, y luego se deja vaciar completamente, mientras que otras, las denominadas de doble enrase, además deberá enrasarse al llegar a la última marca. La ventaja de estas últimas es que no pierden la precisión si se les rompe la punta cónica. Dependiendo de su volumen, las pipetas tienen un límite de error.
Límites de error en pipetas (ml)
Capacidad (hasta)
Límite de error
2
0,006
5
0,01
10
0,02
30
0,03
50
0,05
100
0,08
200
0,10

Buretas:
La bureta es el mejor aparato para medir volúmenes, ya que permite controlar gota a gota y de manera precisa el líquido por medir. La bureta es un tubo de vidrio graduado en mililitros con una llave de salida en el extremo agudo. Hay de diferentes tipos y volúmenes.

Mortero:
Son utensilios hechos de diferentes materiales como: porcelana, vidrio o ágata, los morteros de vidrio y de porcelana se utilizan para triturar materiales de poca dureza y los de ágata para materiales que tienen mayor dureza.

Pueden reemplazarse
por un recipiente de vidrio
grueso y el extremo del mango
de una escoba (10cm).

Cucharillas y espátulas:
Pueden ser de acero o de porcelana. Sirven para manejar sustancias sólidas y depositarlas en aparatos de medición.

Se puede sustituir
por pequeñas cucharas de
plástico.

Pinzas:
Las pinzas son objetos de metal, que se utilizan para recoger cosas pequeñas que las manos humanas no pueden. Son de manejo sencillo, hay que presionar con el dedo pulgar e índice.
Un tipo de pinza es la de diente de ratón, ésta es útil para evitar que se resbalen los elementos que se desean tomar. Otro tipo de pinza es la de punta roma que se emplea para manipular objetos pesados o de mayor tamaño. Además están la pinza de forcipresión, que se utiliza para retener sujeto algún elemento gracias a sus ramas cerradas, y la de punta fina, ideal para manipular elementos delicados.

Jeringa:
Es aparato para extraer, inyectar o instilar líquidos. Consistente en un cilindro graduado de vidrio o plástico con un émbolo que ajusta bien en un extremo y una pequeña abertura en el otro, donde se ajusta la cabeza de una aguja hueca.

Frascos cuentagotas:
Es un frasco que en su tapa o cierre incorpora un dispensador para administrar gotas una a una. Pueden ser tanto de cristal como de plástico.

Termómetro:
Es un utensilio que permite observar la temperatura que van alcanzando algunas sustancias que se están calentando y a la vez si este es un factor que afecte facilita el ir controlando la temperatura.

Frascos reactivos:
Permiten guardar sustancias, los hay ámbar y transparentes. Los de color ámbar se utilizan para guardar sustancias que son alteradas por la acción de la luz del sol y los de color transparente se utilizan para guardar sustancias a las que no afecta.

Lupa:
Es una lente convexa. Hay diferentes tipos y tamaños de lupas, pueden ser con aro y mango de metal o triple en forma de óvalo.

Guantes:
Son hechos de hule látex, necesarios para protegerse de sustancias como ácidos (que producen quemaduras) y lograr obtener una mayor limpieza sobre el instrumental; permiten y facilitan un manejo seguro de recipientes de laboratorio, su elasticidad y moldeamiento que toma, al ponerlos en nuestras manos, ayudan a realizar con mayor afectividad nuestro trabajo, permiten que los objetos no resbalen de nuestros dedos, después de arduos minutos e incluso horas de labor.

jueves, 6 de agosto de 2009

Calentamiento global y contaminación del agua.

video video

Incluimos algunos videos de los muchos que encontramos referentes a la contaminación y el calentamiento global. Los sumamos al elaborado por nosotras publicado con anterioridad.

lunes, 3 de agosto de 2009

Calentamiento Global - Algunas imágenes.



Incluimos algunas imágenes que nos parecieron interesantes sobre el tema Calentamiento Global.




miércoles, 22 de julio de 2009

viernes, 17 de julio de 2009

Primer Parcial

ISFD Nº 104.
QUILMES 1er Parcial 2009: “Contaminación”.

Cs. Naturales y su Enseñanza III.

Prof. Medeiros.

Curso: tercero A.
Equipo Nº 1.

Alumnas: Babasso, Nerina.
Bozzo, Karina.
Chabán, Sandra.
Gómez, Mabel.
Hernández, Graciela.
Nagel, Sandra.
Paz, Rosa.

LA CONTAMINACION AVANZA Y ESTA AFECTANDO A MUCHA GENTE, INCLUSO A VOS. SI PREVENIMOS LA CONTAMINACION PREVENIMOS NUESTRO FUTURO.

1. Introducción.
A principios del siglo XXI la mayor parte de la población mundial vive en las ciudades y hacia el 2015 habrá en ellas prácticamente el doble de habitantes que en 1950. Esta urbanización vertiginosa impacta sobre los equilibrios naturales y los mecanismos de regulación. La ciudad devora energía, consume recursos hídricos, etc.; es así que el medio que la rodea no puede brindarle totalmente los recursos y absorber los desechos y la contaminación.
El crecimiento de las concentraciones urbanas trae aparejado tres tipos de impactos negativos sobre el medio ambiente: la transformación de tierras productivas para usos urbanos; la extracción de recursos naturales, y la producción de una inmensa cantidad de residuos.
El aumento del transporte motorizado trae como consecuencia la contaminación del aire. La gente con bajos recursos, por otra parte, se instala en lugares en donde no se prestan servicios públicos y ello aumenta la contaminación del suelo y las napas superficiales de agua.
En la actualidad, el resultado del desarrollo y progreso tecnológico ha originado diversas formas de contaminación, las cuales alteran el equilibrio físico y mental del ser humano. Debido a esto, la actual contaminación se convierte en un problema más crítico que en épocas pasadas.
La población humana crece por lo que es cada vez mayor la demanda de alimentos y también las necesidades básicas para la vida del hombre. Esto implica un aumento de materias primas y de energías, de productos finales y de desechos (entre los que hay muchas sustancias tóxicas). Este desarrollo ha provocado grandes alteraciones en la Tierra: regiones enteras en las zonas de los trópicos se han convertido en desiertos, han desaparecido especies de animales y vegetales para siempre, y otras están en peligro de extinción. El hombre utiliza las materias primas naturales como si fueran inagotables; los productos finales y los materiales de desecho son volcados a la tierra, a las aguas y al océano abierto alterando el medio y su propia vida.
En la historia de las sociedades occidentales se pueden observar que diferentes contextos políticos y económicos dieron lugar a determinadas relaciones entre las sociedades y la naturaleza que a su vez derivaron en actitudes y prácticas ambientales específicas. A principios del siglo XX, en pleno auge de la segunda Revolución Industrial, las sociedades industrializadas, creyentes del progreso ilimitado y con fe ciega en la tecnología, entendían a la naturaleza como la fuente inagotable de recursos y la receptora de los residuos y basura que los procesos industriales generaban. A mediados de ese siglo, el modelo fordista de producción industrial imponía un modelo de consumo masivo. Las incipientes preocupaciones por el ambiente estaban dirigidas al tratamiento de los primeros indicios de contaminación que se podían observar en el aire y el agua.
En las décadas del ’60 y ’70 se sucedieron acontecimientos que cambian la relación entre sociedad y ambiente antes planteada, entre estos se produce la guerra de Vietnam, la crisis del petróleo, la creciente desigualdad entre países y la contaminación ambiental. Se evidencia entonces que la naturaleza no proveía recursos ilimitados tal como se pensaba antes. Además, la gran cantidad de desechos no podían ser procesados por ella.
A partir de los ’80 las problemáticas ambientales se instalan en la sociedad tanto por el trabajo de científicos y ambientalistas así como por su presencia en discursos políticos. De todos modos sabemos que en los hechos sigue siendo una asignatura pendiente.
Ya iniciado el siglo XXI, no se pone en duda que las problemáticas ambientales constituyen uno de los temas más urgentes y graves que enfrentan las sociedades contemporáneas. Sin embargo creemos que más allá de escuchar frecuentemente hablar acerca del calentamiento global, la contaminación, el daño a la capa de ozono, la lluvia ácida, etc., no hay una concientización real sobre el tema. Creemos que todavía hay una distancia muy grande entre el trabajo en las aulas y la formación de ciudadanos críticos y respetuosos en temas ambientales, pensamos que el tiempo que se le dedica a estos temas es mucho menor del que debería dedicarse y hasta nos aventuramos a pensar que se trabajan a partir de situaciones didácticas no muy ricas.
Por lo dicho, y en base a esta hipótesis pensamos en la posibilidad de realizar encuestas a diversos alumnos para tener una idea más cercana a la realidad, aunque reconociendo los límites de nuestra muestra y el método de recolección de información.
Por otra parte, debido a la suspensión de las clases las encuestas fueron realizadas a chicos de distintos establecimientos pero en menor número que lo esperado para el análisis. De todos modos, creemos que vale la pena el intento por lo que las entrevistas serán entregadas al inicio de las clases.

2. Marco teórico.
En este punto se desarrollaran los conceptos teóricos, en un primer momento y de manera más sintética, acerca de la contaminación en general y luego nos adentramos en los distintos tipos de contaminación. Por otra parte antes de analizar los tipos de contaminación se presentan diversas clasificaciones ya que al explorar el tema aparecen distintos criterios que resultan en una gran variedad de maneras de estructurar el tema.
2. 1. Contaminación.
Se denomina contaminación a la aparición de una nueva sustancia en un ecosistema natural (atmósfera, agua, suelo) o al aumento de la concentración de una sustancia del sistema superando las variaciones típicas y naturales. La contaminación puede ser química (mediante elementos o compuestos químicos en estado sólido, líquido o gaseoso), física (calor, ruido, radioactividad), biológica (bacterias, virus y otros microorganismos) o bien puede ser resultado de una combinación de varios agentes en lugares, formas y concentraciones tales que puedan o sean nocivos para la salud, la seguridad y el bienestar de la sociedad, o que puedan ser perjudiciales para la vida vegetal o animal, o impidan el uso normal de las propiedades y lugares de recreación y goce de los mismos. La contaminación ambiental es también la incorporación a los cuerpos receptores de sustancias sólidas, liquidas o gaseosas, o mezclas de ellas, siempre que alteren desfavorablemente las condiciones naturales del mismo, o que puedan afectar la salud, la higiene o el bienestar del público.
Otra forma de definir la contaminación es entenderla como la generación de residuos en un medio, que se introducen por encima de la capacidad de este para eliminarlos. No es, pues, una cuestión de qué productos se introducen, sino su cantidad. La proliferación de estos residuos supone un desequilibrio grave en el biosistema, hasta el punto de llegar a imposibilitar la vida de las especies existentes. El agua, el aire y el suelo, son los principales medios contaminados
Algunas de las alteraciones medioambientales más graves relacionadas con los fenómenos de contaminación son los escapes radiactivos, el smog, el efecto invernadero, la lluvia ácida, la destrucción de la capa de ozono, la eutrofización de las aguas o las mareas negras.
La contaminación causa muchas enfermedades y estas dependen del contaminante que las cause; generalmente son enfermedades de los ojos y del aparato respiratorio como la bronquitis, el asma y el enfisema pulmonar, así como resfriados frecuentes que ocasionan el mayor número de ausencias en los trabajos y escuelas. En los ambientes contaminados con hidrocarburos y en el carbón negro que se usa para la fabricación de neumáticos existen sustancias cancerígenas que pueden originar tumores malignos. El cáncer pulmonar afecta a los fumadores, aunque también se ha comprobado que las personas que no fuman y que están expuestas al humo del cigarro tienen una gran posibilidad de contraer cáncer. En los últimos años han surgido nuevas enfermedades virales por causa de la contaminación ambiental así como distintas enfermedades de la piel, entre las que están las alergias y el cáncer. La radiactividad y los pesticidas son muy dañinos y causan enfermedades como leucemia, problemas en las enzimas alterando el metabolismo celular del hombre, su genética y muchas veces hasta llega a causar la muerte. La contaminación de alimentos puede causar enfermedades digestivas, intoxicaciones severas y algunas veces la muerte.

2. 2. Tipos de contaminación.
Como hemos expresado, la contaminación es la presencia o incorporación al ambiente de sustancias o elementos tóxicos que son perjudiciales para el hombre o los ecosistemas (seres vivos), es la introducción de agentes biológicos, químicos o físicos a un medio al que no pertenecen.
Generalmente se distinguen tres tipos de contaminación: suelo, aire y agua. Esta clasificación se basa en los grandes medios en los que se la puede encontrar, sin embargo esta división es meramente teórica, ya que la mayoría de los contaminantes interactúan con más de uno de los elementos del ambiente.
En función del medio afectado también podemos hablar de contaminación atmosférica (debida a las emisiones en la atmósfera terrestre, en especial, de dióxido de carbono. Los contaminantes principales son los productos de procesos de combustión convencional en actividades de transporte, industriales, generación de energía eléctrica y calefacción doméstica, la evaporación de disolventes orgánicos y las emisiones de ozono y freones), contaminación hídrica (Se refiere a la presencia de contaminantes en el agua, los principales son los vertidos de desechos industriales -presencia de metales y evacuación de aguas a elevada temperatura- y aguas servidas -saneamiento de poblaciones-), contaminación del suelo (Se refiere a la presencia de contaminantes principalmente por actividades industriales, vertido de residuos sólidos urbanos, productos empleados en agricultura y actividades ganaderas) y contaminación acústica (se produce en un lugar determinado por la presencia de focos productores de altos decibelios, que perturban, desequilibran y destruyen la calma relativa que en ese sitio existía antes de que dichos focos se activaran).
Otro tipo de clasificación se centra en el método contaminante, por lo que podemos hablar de:
*Contaminación química (es cuando un determinado compuesto químico se introduce en el medio).
* Contaminación radiactiva (Es aquella derivada de la dispersión de materiales radiactivos, como el uranio enriquecido, usados en instalaciones médicas o de investigación, reactores nucleares de centrales energéticas, munición blindada con metal aleado con uranio, submarinos, satélites artificiales, etc., y que se produce por un accidente, por el uso o por la disposición final deliberada de los residuos radiactivos).
* Contaminación térmica (Se refiere a la emisión de fluidos a elevada temperatura; se puede producir en cursos de agua. El incremento de la temperatura del medio disminuye la solubilidad del oxígeno en el agua).
* Contaminación acústica (Es la contaminación debida al ruido provocado por las actividades industriales, sociales y del transporte, que puede provocar malestar, irritabilidad, insomnio, sordera parcial, etc. Es así como el exceso de sonido altera las condiciones normales del medio ambiente en una determinada zona. El ruido excesivo y molesto produce efectos negativos sobre la salud auditiva, física y mental de las personas. El ruido es considerado como un contaminante, es decir, un sonido molesto que puede producir efectos nocivos fisiológicos y psicológicos para una persona o grupo de personas).
* Contaminación electromagnética (Es la producida por las radiaciones del espectro electromagnético que afectan a los equipos electrónicos y a los seres vivos).
* Contaminación lumínica (Se refiere al brillo o resplandor de luz en el cielo nocturno producido por la reflexión y la difusión de la luz artificial en los gases y en las partículas del aire por el uso de luminarias ó excesos de iluminación, así como la intrusión de luz o de determinadas longitudes de onda del espectro en lugares no deseados).
* Contaminación visual (Se produce generalmente por instalaciones industriales, edificios e infraestructuras que deterioran la estética del medio).
* Contaminación microbiológica (Se refiere a la producida por las descargas de aguas servidas en el suelo, cursos superficiales o subterráneos de agua).
En función de la extensión de la fuente se puede mencionar otro tipo de clasificación de la contaminación:
• Contaminación puntual: cuando la fuente se localiza en un punto. Por ejemplo, las chimeneas de una fábrica o el desagüe en el río de una red de alcantarillado.
• Contaminación lineal: la que se produce a lo largo de una línea. Por ejemplo, la contaminación acústica y química por el tráfico de una autopista.
• Contaminación difusa: la que se produce cuando el contaminante llega al ambiente de forma distribuida. La contaminación de suelos y acuíferos por los fertilizantes y pesticidas empleados en la agricultura es de este tipo. También es difusa la contaminación de los suelos cuando la lluvia arrastra hasta allí contaminantes atmosféricos, como pasa con la lluvia ácida.
Según el origen se considera que la contaminación es de dos tipos:
a) la contaminación producida por causas naturales o geoquímicas y que generalmente no está influenciada por el hombre. Los volcanes en erupción hacen que la lava arrase con plantas, mata varias especies animales o los obliga a emigrar y ocasiona enfermedades en los ojos y el aparato respiratorio en los hombres. Además ocasionan fuertes temblores de tierra que causan varios daños a la naturaleza, pues en ellos perecen muchos hombres, animales y también se ven afectadas muchas plantas deteriorando el equilibrio ecológico de la zona. Los incendios forestales, huracanes, ciclones, monzones y tornados ocasionan muchos daños, pues matan muchas especies de animales, levantan enormes cantidades de polvo y destruyen grandes extensiones de plantas y cultivos.
B) la contaminación provocada por las actividades del hombre llamada contaminación antropogénica. Dentro de estas se encuentran las industriales (frigoríficos, mataderos y curtiembres, actividad minera o petrolera), comerciales (envolturas y empaques), agrícolas (agroquímicos), domiciliaras (envases, pañales, restos de jardinería) y fuentes móviles (gases de combustión de vehículos).
Los agentes contaminantes tienen relación con el crecimiento de las poblaciones ya que al aumentar éstas, la contaminación que ocasionan es mayor. Los contaminantes por su consistencia, se clasifican en sólidos, líquidos y gaseosos.
Los agentes sólidos están constituidos por la basura en sus diversas presentaciones. Provocan contaminación del suelo, del aire y del agua. Del suelo porque produce microorganismos y animales dañinos; del aire porque produce mal olor y gases tóxicos y del agua porque la ensucia y no puede utilizarse.
Los agentes líquidos están conformados por las aguas negras, los desechos industriales, los derrames de combustibles derivados del petróleo los cuales dañan básicamente el agua de ríos, lagos, mares y océanos; con ello provocan la muerte de diversas especies.
Los agentes gaseosos están constituidos por la combustión del petróleo (óxido de nitrógeno y azufre) y por la quema de combustibles como la gasolina (liberando monóxido de carbono), basura y desechos de plantas y animales.
Todos los agentes contaminantes provienen de una fuente determinada y pueden provocar enfermedades respiratorias y digestivas.
A continuación se detallan distintos tipos de contaminación.

2. 2. 1. Contaminación del agua.
El agua es un recurso natural imprescindible para el ser humano. Sin embargo, no recibe los cuidados necesarios. El director general de la UNESCO, Federico Mayor, expresó: “Este recurso colectivo escasea por la explotación excesiva a que lo somete una humanidad numerosa, consumista y contaminante. Las señales de alarma son numerosas: agotamiento de las capas freáticas, desecamiento de lagos y ríos, contaminación creciente, desertificación en aumento”.
En la Argentina más de catorce millones de personas deben obtener por sus propios medios el agua para el consumo diario, y de éstos, más de tres .millones que viven en el Gran Buenos Aires se abastecen de fuentes subterráneas contaminadas. Sólo en la Capital Federal se ha comprobado la existencia de 5.018 empresas con alto aporte contaminante, dentro de un total de 36.000 industrias. De más está decir que esto ocasiona serios riesgos de contraer enfermedades.
La contaminación del agua hace referencia a cualquier cambio químico, físico o biológico en la calidad del agua (alterando sus características naturales) que tiene un efecto dañino en cualquier ser vivo que consuma esa agua, hace que sea inadecuada para el consumo humano y como soporte de la vida para plantas y animales. El agua puede contaminarse por diversos compuestos minerales, sustancias orgánicas, microorganismos, e incluso hasta por las variaciones bruscas de temperatura. Como hemos detallado al hablar de tipos de contaminación, según el origen, existen fuentes humanas puntuales (descargan agentes contaminantes en localizaciones específicas a través de tuberías o alcantarillas en el agua superficial, como por ejemplo: fábricas, plantas de tratamiento de aguas residuales, minas subterráneas, pozos y buques de petróleo) y difusas (no se pueden localizar en un solo sitio de descarga, como por ejemplo: deposición ácida del aire, tráfico, agentes contaminantes transportados por ríos o entran por agua subterránea). La segunda es más difícil de controlar ya que son sus causantes los que no pueden controlarse.
De esta manera podemos decir que contamina el agua:
• Agentes patógenos.- Bacterias, virus, protozoarios, parásitos que entran al agua proveniente de desechos orgánicos.
• Desechos que requieren oxígeno.- Los desechos orgánicos pueden ser descompuestos por bacterias que usan oxígeno para biodegradarlos. Si hay poblaciones grandes de estas bacterias, pueden agotar el oxígeno del agua, matando así las formas de vida acuáticas.
• Sustancias químicas inorgánicas.- Ácidos, compuestos de metales tóxicos (Mercurio, Plomo), envenenan el agua.
• Los nutrientes vegetales pueden ocasionar el crecimiento excesivo de plantas acuáticas que después mueren y se descomponen, agotando el oxígeno del agua y de este modo causan la muerte de las especies marinas (zona muerta).
• Sustancias químicas orgánicas.- Petróleo, plásticos, plaguicidas, detergentes que amenazan la vida.
• Sedimentos o materia suspendida.- Partículas insolubles de suelo que enturbian el agua, y que son la mayor fuente de contaminación.
• Sustancias radiactivas que pueden causar defectos congénitos y cáncer.
• Calor.- Ingresos de agua caliente que disminuyen el contenido de oxígeno y hace a los organismos acuáticos muy vulnerables.
Entre los compuestos minerales contaminantes se encuentran ciertas sustancias tóxicas (nitratos, nitritos, metales pesados, etc.); algunos elementos que afectan las propiedades organolépticas del agua (hierro, magnesio, cinc, cobre, etc.); elementos responsables del desarrollo de las algas y de la eutrofización de los lagos (como el fósforo) y elementos radioactivos.
Eutrofización significa enriquecimiento por nutrientes de corrientes y lagos naturales. A menudo se debe al aumento producto de actividades humanas, como la agricultura (adición de abono). Los lagos en un cierto plazo se convierten en eutróficos por el aumento en la concentración de nutrientes. Principalmente se produce un aumento del nitrato y fosfato que impactan en la vida acuática, las algas por ejemplo crecerán extensivamente, el agua entonces absorberá menos luz y ciertas bacterias aerobias serán más activas. Estas bacterias agotan los niveles de oxígeno y en el futuro solo las bacterias anaerobias serán activas. De esta manera, se hace imposible la vida en el agua para los peces y otros organismos.
Métodos De Prevención: Usar un tratamiento avanzado de los desechos para remover los fosfatos provenientes de las plantas industriales y de tratamiento antes de que lleguen a un lago; Prohibir o establecer límites bajos de fosfatos para los detergentes y a los agricultores se les puede pedir que planten árboles entre sus campos y aguas superficiales.
Métodos De Limpieza: Dragar los sedimentos para remover el exceso de nutrientes; retirar o eliminar el exceso de maleza; controlar el crecimiento de plantas nocivas con herbicidas y plaguicidas y bombear aire para oxigenar lagos y rebalses.
Como con otras formas de contaminación, los métodos de prevención son los más efectivos y los más baratos a largo plazo.
Entre los contaminantes orgánicos figuran los fenoles y sus derivados, que cambian el sabor del agua; los hidrocarburos, que modifican su olor y sabor naturales, y son perjudiciales para la salud; los detergentes, que generan espuma, concentran impurezas y pueden alterar el gusto del agua; los pesticidas y productos sanitarios, que originan malos olores y sabores, y también dañan la salud. Además, todos estos contaminantes complican los tratamientos de purificación. La presencia de bacterias en el agua es una señal de contaminación microbiológica, esto provoca la aparición de numerosas y diversas infecciones. El agua no es un buen medio de cultivo para las bacterias (su vida en ella es limitada), por lo tanto, las infecciones se producen cuando la transmisión es casi inmediata.
Los protozoos pueden ocasionar trastornos digestivos en el hombre y en los animales. Las algas verdes – amarillas y las azules (cianobacterias) producen algunas sustancias perjudiciales para la salud, además de dar un aspecto desagradable a las piletas de natación. Las aguas contaminadas por gusanos y otros metazoos provocan enfermedades parasitarias diversas, como la esquistosomiasis o mal de las represas, causada por un gusano platelminto parásito de los caracoles de agua dulce: Schistosoma mansoni.
Al hablar de la contaminación del agua podemos hacer referencia también a la contaminación térmica o por calor. Esta se produce cuando algunas industrias arrojan el agua caliente (que se genera luego de ser usada como refrigerante) a los diferentes cuerpos de agua (ríos, lagos, lagunas). Al disminuir la cantidad de oxígeno disuelto, se produce un impacto en los ciclos de reproducción, tasas de respiración de peces y otros organismos, los que incluso pueden morir. Sencillamente, los peces respiran (debido a la escasez de oxígeno) más rápidamente lo que lleva a que sean más susceptibles de enfermedades o mueran.
Reducción De La Contaminación Térmica Del Agua: Usar y desperdiciar menos electricidad; limitar el número de plantas de energía que descarguen agua caliente en el mismo cuerpo de agua; entregar el agua caliente en un punto lejano de la zona de playa ecológicamente vulnerable; utilizar torres de enfriamiento para transferir el calor del agua a la atmósfera; descargar el agua caliente en estanques, para que se enfríe y sea reutilizada.
Dentro de la contaminación del agua creímos pertinente mencionar más detalladamente la contaminación causada por el petróleo, ya sea por accidentes de los buque-tanques, los escapes en el mar y el petróleo en tierra firme que termina en corrientes fluviales que desembocan en el mar.
Los efectos de la contaminación por petróleo depende de varios factores: tipos de petróleo (crudo o refinado), cantidad liberada, distancia del sitio de liberación desde la playa, época del año, temperatura del agua, clima y corrientes oceánicas. El petróleo que llega al mar se evapora o es degradado lentamente por bacterias. Los hidrocarburos orgánicos volátiles del petróleo matan inmediatamente varios animales, especialmente en sus formas larvales. Otras sustancias químicas permanecen en la superficie y forman burbujas flotantes que cubren las plumas de las aves que se zambullen, lo cual destruye el aislamiento térmico natural y hace que se hundan y mueran. Los componentes pesados del petróleo que se depositan al fondo del mar pueden matar a los animales que habitan en las profundidades como cangrejos, ostras, etc., o los hacen inadecuados para el consumo humano.
Métodos De Prevención: Usar y desperdiciar menos petróleo; colectar aceites usados en automóviles y reprocesarlos para reutilizarlos; prohibir la perforación y transporte de petróleo en áreas ecológicamente sensibles y cerca de ellas; aumentar en alto grado la responsabilidad financiera de las compañías petroleras para limpiar los derrames de petróleo y reglamentar estrictamente los procedimientos de seguridad y operación de las refinerías y plantas.
Métodos De Limpieza: tratar el petróleo derramado con sustancias químicas dispersantes rociadas desde aviones; usar helicóptero con láser para quemar los componentes volátiles del petróleo; usar barreras mecánicas para evitar que el petróleo llegue a la playa; bombear la mezcla petróleo - agua a botes pequeños llamados "espumaderas", donde máquinas especiales separan el petróleo del agua y bombean el primero a tanques de almacenamiento y aumentar la investigación del gobierno en las compañías petroleras sobre los métodos para contener y limpiar derrames de petróleo.
Los efectos de la contaminación del agua incluyen los que afectan a la salud humana. La presencia de nitratos (sales del ácido nítrico) en el agua potable puede producir una enfermedad infantil que en ocasiones es mortal. El presente en los fertilizantes derivados del cieno o lodo puede ser absorbido por las cosechas, de ser ingerida en cantidad suficiente, el metal puede producir un trastorno diarreico agudo, así como lesiones en el hígado y los riñones. Hace tiempo que se conoce o se sospecha de la peligrosidad de sustancias inorgánicas, como el mercurio, el arsénico y el plano.
El proceso de eutrofización puede ocasionar problemas estéticos, como mal sabor y olor, y un acumulamiento de algas o verdín desagradable a la vista así como un crecimiento denso de las plantas con raíces, el agotamiento del oxígeno en las aguas más profundas y la acumulación de sedimentos en el fondo de los lagos, así como otros cambios químicos, tales como la precipitación del carbonato de calcio en las aguas duras, otro problema cada vez más preocupante es la lluvia ácida que ha dejado muchos lagos del Norte y del Este de Europa y del Noroeste de Norteamérica totalmente de provistos de vida.
Debido a su escasa entrada y salida de agua, los lagos sufren graves problemas de contaminación. Los ríos, por su capacidad de arrastre y el movimiento de las aguas, son capaces de soportar mayor cantidad de contaminantes. Sin embargo, la presencia de tantos residuos domésticos, fertilizantes, pesticidas y desechos industriales altera la flora y fauna acuáticas. En las aguas no contaminadas existe cierto equilibrio entre los animales y los vegetales, que se rompe por la presencia de materiales extraños. Así, algunas especies desaparecen mientras que otras se reproducen en exceso. Además, las aguas adquieren una apariencia y olor desagradables. Los ríos constituyen la principal fuente de abastecimiento de agua potable de las poblaciones humanas. Su contaminación limita la disponibilidad de este recurso imprescindible para la vida.
De las 37 enfermedades más comunes entre la población de América Latina, 21 están relacionadas con la falta de agua y con agua contaminada. En todo el mundo estas enfermedades representan 25 millones de muertes anuales. Las enfermedades transmitidas por medio del agua contaminada pueden originarse por agua estancada con criadero de insectos, contacto directo con el agua, consumir agua contaminada microbiológica o químicamente y usos inadecuados del agua. Las enfermedades transmitidas por medio de aguas contaminadas, insectos y bacterias son: cólera, tifoidea y paratifoidea, disentería bacilar y amebiana, diarrea, hepatitis infecciosa, parasitismo, filariasis, malaria, tripanosomiasis, oncocercosis, schistosomiasis, tracoma, conjuntivitis y ascariasis; entre otras. El agua de piscina también puede transmitir enfermedades como pie de atleta, garganta séptica, infecciones del oído y ojos.
La enfermedad transmitida, los síntomas y su tratamiento dependen del tipo de microorganismo presente en el agua y de su concentración.
Las bacterias más comunes seguidos por la enfermedad/infección causada y los síntomas son:

Aeromonas sp.
Enteritis
Diarrea muy líquida, con sangre y moco

Escherichia coli
Infecciones del tracto urinario, meningitis neonatal, enfermedades intestinales
Diarrea acuosa, dolores de cabeza, fiebre, uremia, daños hepáticos. Salmonella sp.
Salmonelosis
Mareos, calambres intestinales, vómitos, diarrea y a veces fiebre leve
Streptococcus sp.
Enfermedad (gastro) intestinal
Dolores de estómago, diarrea y fiebre, a veces vómitos

Campylobacter jejuni
Campilobacteriosis
Gripe, diarreas, dolor de cabeza y estómago, fiebre, calambres y náuseas
Plesiomonas shigelloides
Plesiomonas-infección
Náuseas, dolores de estómago y diarrea acuosa, a veces fiebre, dolores de cabeza y vómitos Salmonella typhi
Fiebre tifoidea
Fiebre Vibrio El Tor (agua dulce)
Cólera (forma leve)
Fuerte diarrea
Vibrio El Tor (agua dulce)
Cólera (forma leve)
Fuerte diarrea

Las protozoos más comunes seguidos por la enfermedad causada y los síntomas son:

Amoeba
Disenteria ameboide
Fuerte diarrea, dolor de cabeza, dolor abdominal, escalofríos, fiebre; si no se trata puede causar abscesos en el hígado, perforación intestinal y muerte Cryptosporidium parvum
Criptosporidiosis
Sensación de mareo, diarrea acuosa, vómitos, falta de apetito
Giardia lamblia
Giardiasis
Diarrea, calambres abdominales, flatulencia, eructos, fatiga
Toxoplasma gondii
Toxoplasmosis
Gripe, inflamación de las glándulas linfáticas;
en mujeres embarazadas, aborto e infecciones cerebrales
La contaminación del agua se detecta en laboratorios donde se analizan muestras de agua o se recurre a modelos por computadora que muestran los peligros de ciertas aguas. Los organismos vivos, como los peces, pueden ser utilizados para la detección de la contaminación del agua al detectarse cambio en su comportamiento o crecimiento.
Existen dos conceptos complementarios para controlar la calidad del agua; uno se basa en el aporte de contaminantes y el otro en los que ya existen en ella. Para el primero hay parámetros establecidos, que no se deben superar, y para el segundo se fijan objetivos de calidad que limitan los valores de una serie de parámetros para el medio acuático.
Se analizan los parámetros físicos, químicos y microbiológicos.
* Los parámetros físicos más utilizados son color, turbidez, olor, gusto, temperatura, conductibilidad, salinidad, sustancias flotantes (tanto materia particulada como líquidos), y el contenido de sólidos y oxígeno disuelto.
* Entre los parámetros químicos se incluyen los orgánicos, los inorgánicos y los gases.
- los parámetros orgánicos se relacionan con la cantidad de compuestos orgánicos, inorgánicos y los gases.
* los parámetros orgánicos se relacionan con la cantidad de compuestos orgánicos presentes en el agua, en especial proteínas, carbohidratos, grasas, y aceites, cuyos niveles se determinan mediante diversos métodos.
* Los parámetros inorgánicos más comunes son el ph, y la alcalinidad y la concentración de cloruros, sulfatos, nitratos, fosfatos, amonio, sílice, metales y aniones tóxicos.
* Los gases, que se hallan normalmente en aguas naturales son: nitrógeno, oxígeno y dióxido de carbono, comunes en la atmósfera. Pero en las aguas residuales también hay sulfuro de hidrógeno, metano y amoniaco, procedente de la materia orgánica descompuesta debido a los procesos de combustión, también se pueden hallar oxido de azufre y nitrógeno, así como cloro, piozono en aguas desinfectadas.
- Los parámetros microbiológicos se basan en la presencia de microorganismos indicadores de posibles contaminaciones por materia fecal o patógenos potenciales. Las bacterias coniformes son los microorganismos más utilizados, por ser los más fáciles de identificar en laboratorios.
Los métodos de identificación de parámetros orgánicos son: demanda bioquímica de oxígeno (dbo). Mide el oxígeno disuelto utilizado por los microorganismos en la oxidación bioquímica de la materia. Es muy importante, ya que determina la cantidad aproximada de oxígeno que se requerirá para la degradación biológica de la materia orgánica presente en las aguas residuales que llegan a una planta de tratamiento.
- demanda química de oxígeno (dqo). Mide el oxígeno disuelto requerido para oxidar la materia, mediante un agente químico fuertemente oxidante en un medio ácido.
- carbono orgánico total (cot). Mide el dióxido de carbono producido al inyectar la muestra en un horno a alta temperatura.

¿Qué se hace con las aguas residuales?

Una de las propiedades más importantes del agua es su poder de regeneración del equilibrio de sus constituyentes físicos, químicos y biológicos, cuando la contaminación no es excesiva. La dilución de los contaminantes es el principal mecanismo de autodepuración del agua, pero también tiene un papel preponderante la digestión biológica de la materia orgánica. Esta es llevada a cabo sobre todo por bacterias y en menor medida por algas verdes, oligoquetos (clase de gusanos anélidos) y larvas de ineptos.
La concentración de materia orgánica no debe superar los 0,5 g/l, con la relación entre carbono y nitrógeno cercana a 6 – 10: 1 para permitir el desarrollo de microorganismos. Por otro lado, los vertidos de sustancias tóxicas no deben sobrepasar ciertos límites establecidos. Sino se cumplen estas condiciones, la depuración no se completa y se corre el riesgo de que los organismos proliferen gracias al aporte de los afluentes que desembocan en ese cuerpo de agua.
Debido al crecimiento desmedido de las ciudades, en la mayoría de los casos los cursos de agua no tienen tiempo de autodepurarse. Esto trae como consecuencia una necesidad: la proliferación de plantas de tratamiento para la purificación de las aguas residuales, proceso conocido en general como depuración artificial del agua.
La tarea comienza con un pretratamiento, por el cual los elementos de mayor tamaño quedan atrapados en rejas y tamices.
El tratamiento primario elimina la materia flotante y en suspensión, así como arena y sedimentos, mediante desarenadotes, desengrasadotes y decantadores. La decantación física puede acelerarse con el agregado de coagulantes y floculantes de origen orgánico.
El tratamiento secundario consiste en el procesamiento biológico del agua residual, para la coagulación y eliminación de los sólidos coloidales no sedimentables. Para ello se forman flósculos de microorganismos, que se han alimentado con esos sólidos, los cuales pasan a la línea de fangos, excepto los que se dejan para mantener estable la población de microorganismos en el reactor que digiere materia orgánica. Estos procesos biológicos pueden ser aerobios, con introducción de oxígeno; anaerobios, en ausencia de oxígeno: anóxicos, sin entrada de oxígeno; o combinaciones de los anteriores.
El tratamiento terciario elimina los contaminantes – minerales y componentes orgánicos disueltos, metales pesados y virus – que el agua residual contiene incluso después de pasar por los tratamiento primario y secundario. Consta de una serie de procesos, como ósmosis inversa, utilizada fundamentalmente para desalinizar, precipitación química de nutrientes y metales pesados; la desinfección, por eliminación de microorganismos mediante cloro, ozono o radiación ultravioleta; filtración, que retiene las partículas de tamaño superior al poro del filtro, y centrifugación, por la que se separan las partículas según su densidad.
Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en la actualidad, de los 6.250 millones de habitantes, 1.100 millones no tienen acceso al agua potable y 2.400 millones carecen de un saneamiento adecuado. Las cifras involucran en valores aproximados al 40 por ciento de la población mundial. Las páginas más negras del informe dan cuenta de que cinco millones de personas —la mayoría, niños— mueren cada año por beber agua contaminada. El mismo informe advierte que, de no revertirse este panorama, en el año 2025, las muertes y las enfermedades ocasionadas por la escasez y la contaminación del agua podrían adquirir dimensiones trágicas.
Según la ONU 1.100 millones de personas -20% de la población mundial- no tienen acceso a agua. La escasez del agua dulce a nivel mundial es un problema de dramática prioridad, ya que representa un porcentaje limitadísimo en relación con el total de agua en el planeta: sólo el 3 por ciento, del cual menos del 1 por ciento es accesible, dado que el resto se encuentra congelada en los glaciares o a grandes profundidades, como es el caso de los acuíferos. El 97 por ciento restante es agua salada, no apropiada para la mayor parte de las actividades humanas.

2. 2. 2. Contaminación del suelo.
La contaminación del suelo se define como la acumulación en este de compuestos tóxicos persistentes, productos químicos, sales, materiales radioactivos o agentes patógenos, que tienen efectos adversos en el desarrollo de las plantas y la salud de los animales. Se trata entonces de un desequilibrio físico, químico y biológico del suelo. La creciente cantidad de fertilizantes y otros productos químicos agrícolas que fueron aplicados a los suelos después de la Segundo Guerra Mundial, sumada a las prácticas de vertido de residuos industriales y domésticos, llevó a una progresiva preocupación por la contaminación de los suelos a mediados de la década de 1960.
Un suelo se puede degradar al acumularse en él sustancias a unos niveles tales que repercuten negativamente en el comportamiento de los suelos. Las sustancias, a esos niveles de concentración, se vuelven tóxicas para los organismos del suelo. Se trata pues de una degradación química que provoca la pérdida parcial o total de la productividad del suelo.
Los fenómenos naturales pueden ser causas de importantes contaminaciones en el suelo. Así es bien conocido el hecho de que un solo volcán activo puede aportar mayores cantidades de sustancias externas y contaminantes, como cenizas, metales pesados, H+ y SO4=, que varias centrales térmicas de carbón.
Pero las causas más frecuentes de contaminación son debidas a la actuación antrópica, que al desarrollarse sin la necesaria planificación producen un cambio negativo de las propiedades del suelo. Esto de desprende rápidamente si se analizan las principales causas de la contaminación del suelo: arrojo de residuos sólidos domésticos e industriales; arrojo de aceites usados; uso indiscriminado de agroquímicos; deforestación; derrames de petróleo y relaves mineros (residuos tóxicos).
En los estudios de contaminación, no basta con detectar la presencia de contaminantes sino que se han de definir los máximos niveles admisibles y además se han de analizar posibles factores que puedan influir en la respuesta del suelo a los agentes contaminantes. Es así como la vulnerabilidad representa el grado de sensibilidad
(o debilidad) del suelo frente a la agresión de los agentes contaminantes. Este concepto está relacionado con la capacidad de amortiguación. A mayor capacidad de amortiguación, menor vulnerabilidad.
El grado de vulnerabilidad de un suelo frente a la contaminación depende de la intensidad de afectación, del tiempo que debe transcurrir para que los efectos indeseables se manifiesten en las propiedades físicas y químicas de un suelo y de la velocidad con que se producen los cambios secuenciales en las propiedades de los suelos en respuesta al impacto de los contaminantes.
El conjunto de las propiedades físicas, químicas y biológicas del suelo lo hacen un sistema clave, especialmente importante en los ciclos biogeoquímicos superficiales, en los que actúa como un reactor complejo, capaz de realizar funciones de filtración, descomposición, neutralización, inactivación, almacenamiento, etc.
Por todo ello el suelo actúa como barrera protectora de otros medios más sensibles, como los hidrológicos y los biológicos. La mayoría de los suelos presentan una elevada capacidad de depuración.
Un suelo contaminado es aquél que ha superado su capacidad de amortiguación para una o varias sustancias, y como consecuencia, pasa de actuar como un sistema protector a ser causa de problemas para el agua, la atmósfera, y los organismos. Al mismo tiempo se modifican sus equilibrios biogeoquímicos y aparecen cantidades anómalas de determinados componentes que originan modificaciones importantes en las propiedades físicas, químicas y biológicas del suelo.
La mayoría de los procesos de pérdida y degradación del suelo son originados por la falta de planificación y el descuido de los seres humanos. Las causas más comunes de dichos procesos son:
• Erosión: corresponde al arrastre de las partículas y las formas de vida que conforman el suelo por medio del agua (erosión hídrica) y el aire (erosión eólica). Generalmente esto se produce por la intervención humana debido a las malas técnicas de riego (inundación, riego en pendiente) y la extracción descuidada y a destajo de la cubierta vegetal (sobrepastoreo, tala indiscriminada y quema de la vegetación).
• Compactación: es generada por el paso de animales, personas o vehículos, lo que hace desaparecer las pequeñas cavernas o poros donde existe abundante microfauna y microflora.
• Expansión urbana: El crecimiento horizontal de las ciudades es uno de los factores más importantes en la pérdida de suelos. La construcción en altura es una de las alternativas para reducir el daño.
Por último, el que nos interesa:
• Contaminación: se produce por el depósito de sustancias químicas y basuras. Las primeras pueden ser de tipo industrial o domésticas, ya sea a través de residuos líquidos, como las aguas servidas de las viviendas, o por contaminación atmosférica, debido al material articulado que luego cae sobre el suelo.
Cuando en el suelo depositamos de forma voluntaria o accidental diversos productos como papel, vidrio, plástico, materia orgánica, materia fecal, solventes, plaguicidas, residuos peligrosos o sustancias radioactivas, etc., afectamos de manera directa las características físicas, químicas y
de este, desencadenando con ello innumerables efectos sobre seres vivos. Los agentes contaminantes son:
*Plaguicidas: El aumento demográfico exige al hombre un gran desafío en relación con los recursos alimenticios, lo cual implica una utilización más intensiva de los suelos, con el fin de obtener un mayor rendimiento agrícola. En agricultura, la gran amenaza son las plagas, y en el intento por controlarlas se han utilizado distintos productos químicos. Los plaguicidas afectan a los suelos además de afectar a la plaga e incide sobre otras especies. Esto se traduce en un desequilibrio, y en contaminación de los alimentos y de los animales.
* Actividad minera: contamina los suelos a través de las aguas de relave. De este modo, llegan hasta ellos ciertos elementos químicos como mercurio (Hg), cadmio (Cd), cobre (Cu), arsénico (As), plomo (Pb), etcétera. Por ejemplo: el mercurio que se origina en las industrias de cemento, industria del papel, plantas de cloro y soda, actividad volcánica, etcétera. Algunos de sus efectos tóxicos son: alteración en el sistema nervioso y renal. En los niños, provoca disminución del coeficiente intelectual; en los adultos, altera su carácter, poniéndolos más agresivos. Otro caso es el arsénico que se origina en la industria minera. Produce efectos tóxicos a nivel de la piel, pulmones, corazón y sistema nervioso.
*Basura: La destrucción y el deterioro del suelo son muy frecuentes en las ciudades y sus alrededores, pero se presentan en cualquier parte donde se arroje basura o sustancias contaminantes al suelo mismo, al agua o al aire. Cuando amontonamos la basura al aire libre, ésta permanece en un mismo lugar durante mucho tiempo, parte de la basura orgánica (residuos de alimentos como cáscaras de fruta, pedazos de tortilla, etc.) se fermenta, además de dar origen a mal olor y gases tóxicos, al filtrarse a través del suelo en especial cuando éste es permeable, (deja pasar los líquidos) contamina con hongos, bacteria, y otros microorganismos patógenos, no sólo ese suelo, sino también las aguas superficiales y las subterráneas que están en contacto con él, interrumpiendo los ciclos biogeoquímicos y contaminado las cadenas alimenticias.
Las grandes acumulaciones de residuos y de basura son un problema cada día mayor, que se origina por las grandes aglomeraciones de población en las ciudades industrializadas o que están en proceso de urbanización; las
cuales tienen una gran demanda de bienes de consumo que aumentan a su vez el volumen de desechos. Este tipo de desechos o basura se clasifican en basura doméstica e industrial.
La basura doméstica está formada principalmente de plásticos, cartones, papel, restos de comida, madera, cenizas y envases de cristal y de metal o de hojalata; que generalmente se acumula en lugares destinados para ello al aire libre y que originan muchos problemas higiénicos y la proliferación de numerosas bacterias y virus que causan muchas enfermedades, así como plagas, ratas, cucarachas y varios tipos de insectos dañinos para el hombre; además cuando llueve esta gran acumulación de desechos contaminan las aguas cuando son arrastrados hasta los ríos, los lagos y el mar; así como a los depósitos subterráneos de agua cuando estos se encuentran en terrenos permeables.
Algunas veces la basura se elimina por medio de la incineración, que también origina un desprendimiento de grandes cantidades de gases tóxicos y que contamina igualmente la atmósfera.
Otro tipo muy importante de desechos que contamina mucho el ambiente son los cementerios o lotes de automóviles viejos o inservibles y chatarra en general, que desprenden óxidos y gases que después son arrastrados por las lluvias y contaminan la tierra, el agua y la atmósfera.
Al depositarse a cielo abierto la basura, los microorganismos que ahí se producen son transportados por el viento contaminando el aire, el suelo y el agua, e incluso nuestros alimentos, gran parte de los residuos sólidos no son desagradables y se acumulan provocando pérdida en la calidad y productividad de los suelos y el agua.
Dada la facilidad de transmisión de contaminantes del suelo a otros medios como el agua o la atmósfera, serán estos factores los que generan efectos nocivos, aun siendo el suelo el responsable indirecto del daño. La presencia de contaminantes en un suelo supone la existencia de potenciales efectos nocivos para el hombre, la fauna en general y la vegetación. Estos efectos tóxicos dependerán de las características toxicológicas de cada contaminante y de la concentración del mismo. La enorme variedad de sustancias contaminantes existentes implica un amplio espectro de afecciones toxicológicas.
De forma general, la presencia de contaminantes en el suelo se refleja de forma directa sobre la vegetación induciendo su degradación, la reducción del numero de especies presentes en ese suelo, y más frecuentemente la acumulación de contaminantes en las plantas, sin generar daños notables en estas. En el hombre, los efectos se restringen a la ingestión y contacto dérmico, que en algunos casos a desembocado en intoxicaciones por metales pesados y más fácilmente por compuestos orgánicos volátiles o semivolátiles.
Indirectamente, a través de la cadena trófica, la incidencia de un suelo contaminado puede ser más relevante. Absorbidos y acumulados por la vegetación, los contaminantes del suelo pasan a la fauna en dosis muy superiores a las que podrían hacerlo por ingestión de tierra. Cuando estas sustancias son bioacumulables el riesgo se amplifica al incrementarse las concentraciones de contaminantes a medida que ascendemos en la cadena trófica, en cuya cima se encuentra el hombre.
Las precipitaciones ácidas sobre determinados suelos originan, gracias a la capacidad intercambiadora del medio edáfico, la liberación del ion aluminio, desplazándose hasta ser absorbido en exceso por las raíces de las plantas, afectando a su normal desarrollo.
Hay efectos inducidos por un suelo contaminado: degradación paisajística y pérdida de valor del suelo.
A continuación se presenta un cuadro que nos muestra los efectos en la salud de la contaminación del suelo.
Fuente Contaminante Efectos potenciales en la salud
Desechos domésticos e industriales:
baterías, termómetros y pinturas Mercurio (Hg) Tóxico para los riñones. Causa mareos, molestias en la piel, dolor de cabeza y mareos.
Anticongelantes para los radiadores Etilenglicol Dolor abdominal, vómito, mareo y ataca el sistema nervioso
Máquinas fotocopiadoras Cromo (Cr) Afecta a los riñones y es potencialmente cancerígeno
Productos para lavado en seco Tricloroetano y tricloroetileno Atacan al sistema nervioso ocasionando depresión y malestares que pueden llegar a la inconsciencia.
Deteriora los riñones y el hígado.
Transformadores eléctricos PBC (bifenil policlorinado) Ataca a la piel y al hígado. Potencialmente cancerígeno
Solventes comerciales Benceno, etilbenceno, tolueno, xileno, etil bromuro, tetracloroetano, metil cloruro, etil cloruro, vinil cloruro Ocasiona cambios en la sangre, ataca severamente al sistema nervioso central. Se han reportado casos de leucemia bajo servera exposición
Compuestos usados en la industria de la transformación Arsénico (As), Berilio (Be), Cadmio (Cd), Cromo (Cr), Plomo (Pb) y Mercurio (Hg) Atacan al hígado, el sistema nervioso, el respiratorio y el digestivo. Una exposición prolongada produce lesiones irreversibles.
Industria química Benceno, etileno, etil benceno, tolueno y xileno Ocasiona cambios en la sangre, ataca severamente al sistema nervioso central. Se han reportado casos de leucemia bajo servera exposición
Industria del vidrio y del acero Cromo, Plomo y Mercurio Afecta a los riñones y al hígado. El Cr es potencialmente cancerígeno.
Tóxicos para los riñones. Causan mareos, molestias en la piel, dolor de cabeza y pérdida de la conciencia.
Industria del cromado Cromo Afecta a los riñones y es potencialmente cancerígeno
Industria de la piel Cromo, Plomo, Cadmio, Mercurio, Selenio Atacan al hígado, el sistema nervioso, el respiratorio y el digestivo. Una exposición prolongada produce lesiones irreversibles. El Cr es potencialmente cancerígeno.
La carga de las baterías o acumuladores, tratamiento de caucho, elaboración de ciertas cerámicas. Antimonio Transtornos gastrointestinales severos

2. 2. 3. Contaminación del aire.
El aire es uno de los factores determinantes de la vida en la Tierra. En todo momento de la historia del hombre, éste ha arrojado materiales que pueden considerarse como contaminantes atmosféricos (humo, vapores y partículas), sin embargo, es a partir del desarrollo industrial que esta acción adquiere proporciones considerables, no sólo por la cantidad de contaminantes que llegan al aire, sino por la naturaleza y calidad de éstos.
Las principales fuentes de emisión de contaminantes en nuestro medio provienen de:
* Emisiones industriales ya sea por la quema de combustibles fósiles (petróleo, carbón, diesel, gasolinas) para realizar los diferentes procesos; por la emisión de productos o desechos químicos volátiles (ácidos, solventes, catalizadores) y; la modificación de las condiciones ambientales (calor y liberación de partículas inertes que modifican la visibilidad y la penetración de la luz). Se considera que se producen más de 70 000 compuestos químicos diferentes que se utilizan tanto en la industria como en otras actividades humanas y que, de manera ineludible, van a parar tarde o temprano a nuestro medio, a nuestra atmósfera, muchos de estos contaminantes producen importantes daños al ambiente y a la salud..
* Emisiones por vehículos de motor, que se liberan por la quema de combustibles como el diesel y la gasolina. Este tipo de contaminación es particularmente importante donde hay grandes concentraciones urbanas, sin embargo, sus efectos se empiezan a sentir en cualquier lugar del planeta. Los gases no reconocen fronteras. Entre los principales productos contaminantes se encuentran: el monóxido de carbono, los óxidos de nitrógeno, los óxidos de azufre, el plomo, las partículas sólidas y el ozono.
* Contaminación en los hogares, son éstos últimos los que contribuyen directamente a la contaminación atmosférica a través del uso de aerosoles (en aspersores de aromatizantes o cosméticos, o en el anticongelante del refrigerador o del sistema de aire acondicionado) que contienen clorofluorocarbonos que dañan la capa de ozono; mediante la quema incompleta de gas; la incineración de basura; o el uso de insecticidas o el uso irracional del automóvil. De manera indirecta en los hogares se produce contaminación atmosférica al derrochar energía (luz, calentadores, enfriadores, etc.) y aumentar con ello la combustión de productos fósiles en termoeléctricas o hidroeléctricas.
* Emisiones producidas por la incineración de basura. Hace unas cuantas décadas el progreso estaba asociado al deterioro ambiental. A nadie escandalizaba que el signo del éxito de las ciudades se representara por la presencia de múltiples fábricas. No podemos continuar produciendo diariamente miles de toneladas de basura en las diferentes ciudades del mundo, que deben ser manejadas y procesadas con el consiguiente gasto de energía y producción de contaminantes. Muchos contaminantes peligrosos para el ambiente y para la salud son arrojados al ambiente cuando se decide incinerar la basura en los tiraderos.
El microclima de una determinada región, influye de manera decisiva en la presencia de contaminantes atmosféricos y los efectos que éstos pueden tener. Los vientos, la temperatura y la radiación solar modifican de manera drástica la dispersión de contaminantes y la presencia de reacciones químicas que acentúan o atenúan la contaminación. El viento contribuye a dispersar los contaminantes disminuyendo así su concentración, esparciéndolos en áreas mayores. El aumento de la temperatura acelera ciertas reacciones, que aunadas al efecto luminoso de la radiación solar (reacciones fotoquímicas) hacen más enérgica la reacción de los contaminantes. Paradójicamente la atmósfera se vale de distintos elementos para diluir los contaminantes del aire y alterar sus efectos, entre los que se encuentra también el viento, los torbellinos, las lluvias que posibilitan la precipitación de las partículas hacia el suelo, la topografía del terreno, etc.
Vemos que las principales fuentes de contaminación son las combustiones. El ser humano primero uso la madera, luego la turba y, mas tarde, el carbón y el petróleo. Durante la combustión, estos materiales eliminan residuos que contaminan el aire. Entre los contaminantes generados por la combustión, de origen industrial, domestico o de vehículos de motor, se pueden citar: el monóxido y el dióxido de carbono, los óxidos de azufre y de nitrógeno y el plomo.
La niebla, al unirse con grandes masas de hollín provenientes sobre todo de chimeneas de las fabricas, da lugar al smog (del ingles, smoke: humo, y fog: niebla). Se puede decir entonces que el smog se produce por la interacción de hidrocarburos y óxido de nitrógeno bajo la influencia de la luz solar.
Los contaminantes atmosféricos más frecuentes son entonces el monóxido de carbono, el dióxido de azufre, los óxidos de nitrógeno, el ozono, el dióxido de carbono o las partículas en suspensión. Muchos contaminantes proceden de fuentes fácilmente identificables; el dióxido de azufre procede de las centrales energéticas que queman carbón o petróleo. Otros se forman por la acción de la luz solar sobre materiales reactivos previamente emitidos a la atmósfera (los llamados precursores).
Por lo dicho, la contaminación del aire consiste en la presencia en el aire de sustancias que alteran su calidad afectando a los seres vivos y al medio en general. Las principales causas son: humos de los tubos de escape de los carros; humos de las chimeneas de las fábricas; quema de basuras; polvos industriales (cemento, yeso, concentrado de minerales, etc.); incendios forestales y erupciones volcánicas.
Efectos negativos de los agentes contaminantes del aire:
En el ser humano: atacan las mucosas y son causantes de irritaciones molestas; lesionan las vías respiratorias y los pulmones (provocan bronquitis, enfisema, asma y cáncer de pulmón); generan malestares gástricos; ocasionan afecciones de la piel y hacen que el organismo se vuelva vulnerable a enfermedades bacterianas y virósicas.
En los animales: son similares a los que padece el ser humano.
En los vegetales: las plantas se secan; las partículas suspendidas en el aire interfieren la captación de energía lumínica y afectan, así, la fotosíntesis y pueden producir manchas rojizas y negruzcas, al facilitar el desarrollo de microorganismos.
En diversos materiales: el aire contaminado provoca corrosión de los metales, manchas y desprendimientos de mampostería en edificios y monumentos, desintegración de pinturas, etc.

2. 2. 4. Otros tipos de contaminación.
Fuera de la clasificación más frecuente de la contaminación encontramos otras que, si bien tienen que ver con las anteriores, nos parecieron interesantes de ver por separado. Las mismas se detallan a continuación. Algunas han quedado a fuera del trabajo por el límite de extensión.

2. 2. 4. 1. Contaminación Visual.
Es la ruptura del equilibrio natural del paisaje por la gran cantidad de avisos publicitarios o colores que por su variedad e intensidad afectan las condiciones de vida de los seres vivos. La contaminación visual no sólo se vincula al desorden estético que afecta el espacio público, sino al riesgo que pueden provocar como por ejemplo accidentes.
El gobierno de la ciudad de Buenos Aires ha puesto en marcha un programa contra la contaminación visual desmantelando carteles publicitarios colocados sin autorización, causantes de la degradación del entorno estético. Tanto los carteles que afectan la vista de los automovilistas como los cables que se acumulan frente a las ventanas de los departamentos son claros ejemplos de un desprolijo desarrollo urbano. Otro lo constituyen las grandes edificaciones que interfieren o son muy diferentes al resto.
Es importante conocer acerca de este tipo de contaminación ya que no es muy tenida en cuenta y sin embargo sus efectos son tan negativos como las vistas anteriormente. Los riesgos van desde el malestar hasta la neurosis y los accidentes viales.
Las principales causas de esta contaminación son: el exceso de avisos publicitarios e informativos, las luces y colores intensos y los cambios del paisaje natural por actividades humanas (campamentos petroleros, campamentos mineros, crecimiento de las ciudades, etc.).

2. 2. 4. 2. Contaminación sonora o acústica.
La contaminación sonora se produce por los ruidos molestos provocados por los seres humanos que afectan la tranquilidad y salud de todos los seres vivos. Las principales causas son: el ruido de los carros, aviones, helicópteros, etc.; el ruido de motores y máquinas industriales; el ruido de equipos electrógenos; la música a alto volumen (polladas, discotecas, etc.) y las explosiones (minería, construcción civil, guerras, etc.).
El ruido es un sonido desagradable que se ha ido acrecentando con el desarrollo de la humanidad de la industria en general y de la urbanización; este es uno de los contaminantes del medio ambiente que presenta mayor problema para la salud del hombre y de los animales; ya que las calles se ven afectadas por los ruidos de los escapes de los automóviles y los camiones, de las bocinas y del bullicio de las grandes aglomeraciones de gente. El ruido muy intenso provoca tanto enfermedades fisiológicas como psicológicas en el individuo, principalmente en los obreros de las industrias; para medir el ruido se emplea la medida logarítmica llamada "Decibelio" (dB),el cual se mide por medio de una escala que va desde 0 a 140 ó 160 decibelios ; en los lugares donde no hay mucho ruido tienen una intensidad de entre 30 y 40 decibelios, en una calle el ruido mide aproximadamente entre 70 y 90 decibelios; pero cuando esta se encuentra con mucho tráfico puede llegar a medir hasta 130 decibelios, y esto es comparable al ruido que emite un martillo neumático que causa dolor al oído del hombre cuando lo escucha; una motocicleta provoca un ruido de 120 decibelios y el despegue de un avión hasta 150 decibelios.
Los efectos psicológicos que produce el ruido ocasionan en el hombre dolores de cabeza, pérdida del sueño y del apetito, así como insatisfacciones y molestias. En trabajos en que los hombres están expuestos a un ruido intenso éste puede provocar un rendimiento más bajo de lo normal. Además, la mayor parte de los accidentes de trabajo se dan en lugares sonde el ruido está presente. Además es la causa alteraciones síquicas, estrés, y problemas nerviosos que afectan cada día más a los empleados de las grandes y pequeñas industrias de las zonas urbanas. Los efectos fisiológicos y patológicos que causa el ruido son sorderas profesionales, fatiga auditiva, traumatismos acústicos y el encubrimiento.
Las sorderas profesionales son las sorderas causadas por trabajar en un ambiente de mucho ruido. Los traumatismos son lesiones del sistema auditivo, causando la pérdida irreversible pero no evolutiva de la audición. El encubrimiento es la disminución de la percepción auditiva que ocasiona que no se puedan escuchar los ruidos bajos, este tipo de problemas se ocasiona principalmente con los ruidos de la vida cotidiana en las zonas urbanas y de las industrias. La fatiga auditiva provoca un aumento temporal de la audición y es causado por ruidos que miden de 90 decibelios en adelante. La disminución auditiva es cada día un problema más frecuente que ataca principalmente a los hombres mayores de 30 años.
A pesar de no corresponderse con los tipos de contaminación desarrollados tradicionalmente, la contaminación auditiva es una de las más peligrosas para la vida del hombre, pues le provoca una gran agresividad, así como varias enfermedades físicas como alteraciones digestivas de la presión arterial, del sistema respiratorio y del ritmo cardíaco. Aunque cada vez se escucha más hablar de este tipo de contaminación todavía falta trabajar en profundidad el tema ya que son especialmente los jóvenes quienes se exponen a ella, aquellos que van a discotecas, bares con sonidos que aturden y dificultan todo tipo de diálogo, utilizan mp3 o celulares para escuchar música de manera permanente y con un volumen elevado, etc. En lo cotidiano nos vamos acostumbrando a elevar más el volumen de los aparatos tecnológicos y de a poco vamos afectando nuestra audición.
Podemos contrarrestar los efectos de este tipo de contaminación disminuyendo por ejemplo el uso de sirenas en las calles y controlando el ruido de las motocicletas, coches, maquinarias, etc. En muchos casos aunque tenemos la tecnología para reducir las emisiones de ruidos, no se usan totalmente porque los usuarios piensan que una máquina o vehículo que produce más ruido es más poderosa y las casas comerciales prefieren mantener el ruido, para vender más.
La instalación de pantallas o sistemas de protección ante el foco de ruido y los oyentes, son otra forma de paliar este tipo de contaminación. Así como por ejemplo, cada vez es más frecuente la instalación de pantallas a los lados de las autopistas, o el recubrimiento con materiales aislantes en las máquinas o lugares ruidosos.
Como vimos la presión acústica se mide en decibelios (dB) y los especialmente molestos son los que corresponden a los tonos altos (dB-A). A continuación detallaremos una escala de ruidos y efectos que la misma produce.
dB- A Ejemplo Efecto. Daño a largo plazo.
10 Respiración Gran tranquilidad
20 Susurro Gran tranquilidad
30 Campo por la noche Gran tranquilidad
40 Biblioteca Tranquilidad
50 Conversación tranquila Tranquilidad
60 Conversación en el aula Algo molesto
70 Aspiradora Molesto
80 Lavadora / Fábrica Molesto. Daño posible
90 Moto Muy molesto. Daños
100 Cortadora de césped Muy molesto. Daños
110 Bocina a 1 metro Muy molesto. Daños
120 Sirena cercana Algo de dolor
130 Cascos de música Algo de dolor
140 Cubierta de porta aviones Dolor
150 Despegue de avión a 25 metros Rotura de tímpano

2. 2. 4. 3. Contaminación electromagnética.
La contaminación electromagnética, también conocida como electropolución, es la contaminación producida por las radiaciones del espectro electromagnético generadas por equipos electrónicos u otros elementos producto de la actividad humana.
Un aspecto polémico refiere a los efectos nocivos que producirían las emisiones de radiación electromagnética. Cierta información referente a aumentos en la probabilidad de cáncer en personas que viven en zonas cercanas a torres de alta tensión, como así también la reciente preocupación sobre el uso de la telefonía celular, y de la antenas de celulares y o WiMAX han contribuido a despertar una preocupación general en la sociedad.
Los seres vivos han estado expuestos a influencias electromagnéticas desde siempre: La luz del Sol y sus rayos ultravioleta, los rayos cósmicos, y otras, son radiaciones naturales de diferente naturaleza. Sin embargo, hacia principios del siglo XX, el control de la zona inferior (radiofrecuencia del espectro electromagnético) propició el inicio de una actividad productiva sobre dicho fenómeno. Aunque la mayoría de la gente desconoce que el alumbrado e incluso una fogata o una chimenea son fuente de radiación electromagnética.
El espectro electromagnético es un diagrama en el que se encuentran todas las radiaciones electromagnéticas ubicadas desde las frecuencias más altas a las más bajas. En la parte superior del espectro están los rayos X y los rayos gamma, y al final se encuentran los campos eléctricos y magnéticos. Estas radiaciones pueden ser divididas en 3 grupos principales:
- Radiación electromagnética indirectamente ionizante: peligrosa porque puede inducir a cambios moleculares debido a la gran cantidad de energía almacenada en las ondas de alta frecuencia. Aquí se encuentran los rayos ultravioletas, los rayos X y los gamma.
- Visible: no es peligrosa. Corresponde a los colores del arco iris.
- Radiación no ionizante: este tipo produce efectos térmicos e incluye a los rayos infrarrojos, las microondas y las radiofrecuencias. Los efectos nocivos de este tipo de radiación están sujetos a una amplia discusión y a extensa investigación.
La radiación electromagnética está formada exclusivamente por fotones. Se caracteriza exclusivamente por la frecuencia de dicha radiación que corresponde a su color. La energía de cierta radiación electromagnética depende igualmente de la frecuencia y solo de ésta.
Dentro de los diversos daños a la salud que se han investigado, se encuentran:
- Efectos térmicos: absorción de calor; se suele considerar que un efecto es térmico si viene acompañado por un aumento de temperatura corporal de al menos un grado. Suceden con intensidades de campo relativamente altas. El resultado es similar al generado por un golpe de calor: incluyen aumento de la tensión sanguínea, vértigo, cansancio, desorientación, cefalea, náuseas y, en casos extremos (con intensidades de potencia mayores que 1000W/m2), cataratas, quemaduras y esterilidad.
- Efectos no térmicos o atérmicos; aquellos que no vienen acompañados por un aumento de temperatura. Se discute si serían causados, en caso de existir, por un mecanismo hasta hoy desconocido, o bien sigue tratándose, en última instancia, de una absorción de calor. Sucederían con intensidades de campo menores y aplicadas durante un largo plazo; entre ellos se incluye cáncer, enfermedades inmunes, cambios genéticos, arritmias cardiacas y daños neurológicos. Sin embargo, no hay ningún estudio que pueda concluir la existencia de tales efectos.

3. Cómo trabajar el tema en las escuelas.
En primer lugar, para nosotras la escuela debe formar ciudadanos activos, críticos, participativos y solidarios, que conociendo sus derechos y obligaciones, estando informados de lo que pasa en su entorno, se expresan y participan en la superación de los problemas que se suceden. Con este objetivo debe trabajar, a nuestro entender, la escuela. Es importante que se concientice acerca de la necesidad del compromiso de todos para preservar el medio ambiente. Es en la escuela en donde podemos lograr que los niños se informen y desarrollen valores que conduzcan sus acciones, teniendo como guía el respeto por la naturaleza y la vida. Con esta meta la escuela debe abrirse al diálogo y la reflexión de nuestras conductas y sus consecuencias.
Para comenzar a hablar acerca de cómo consideramos que se debe tratar el tema de la contaminación en distintos establecimientos educativos con realidades disímiles, antes tenemos que partir de que, para nosotras, generalmente el tema de la contaminación se aborda sólo a través de la información de los distintos tipos que existen y sus efectos en la salud. Ahora bien, un abordaje más amplio de la misma implicaría repensar modos alternativos de actividad económica o de cómo reducir su impacto. Esto implica otro nivel de involucramiento y análisis. Para Juan Vitta (CTA Pcia. de Bs. As.): “En el actual modelo productivo y de consumo los recursos naturales se degradan y se acaban. Construir otro modelo que no agreda al medio ambiente ni a la gente implica utilizar los recursos no con la lógica de la ganancia sino para desarrollar la vida de todos los seres humanos”.
Queda evidenciado entonces que no es meramente una cuestión pedagógica el cómo enseñamos el tema también, y fundamentalmente, implica un posicionamiento epistemológico y político.
La escuela moderna pensaba que los contenidos eran neutros y valiosos para todos por igual, pero sabemos que si enseñamos lo mismo no estamos considerando las diferencias de entrada y entonces las perpetuamos. Inés Dussel y Myriam Southwell en la Revista El Monitor expresan que: “la pretensión igualadora puso a la escuela dentro de un canon de tradición democrática, aunque también le dio las armas para excluir o derribar todo aquello que sus parámetros ubicaban por fuera de la igualación. Porque la igualación – a la vez que generaba corrimientos para igualar – construía parámetros acerca de lo deseable y lo correcto. La igualdad se volvió equivalente a la homogeneidad”.
Por lo dicho, creemos que para el tratamiento de la contaminación tenemos que considerar el contexto en el que se inserta la escuela, pero no por eso hay que dejar de lado lo demás. Como expresa Beatriz Sarlo aquel ideal de una cultura común que se adquiere (si bien debe ser mucho más comprensivo, más pluralista) debe seguir de alguna manera vigente. Esto se debe a que las escuelas deben aportar algo distinto, algo que suponga un corte para los alumnos respecto de lo cotidiano. Es entonces que pensamos que debemos capacitar a los alumnos en los distintos tipos de contaminación, no sólo la que sea más cercana a primera vista. Tal como lo expresa José Gimeno Sacristán: “la escuela tiene que preocuparse por hacer accesible, a la mayor cantidad de gente posible, la cultura universal, la cultura propia del país, la cultura del propio grupo en el cual se está, sin el afán de limitarse en cada sitio a su pequeña cultura. A mi me parece lógico que un centro escolar de Misiones en algunas de sus lecciones trate problemas que sean más cercanos a su medio geográfico, que serán muy distintos de los de la Patagonia, pero me parece que es muy importante que el niño de Misiones entienda cómo es la Patagonia y el de la Patagonia cómo es Misiones, y los dos cómo son América y el mundo entero”
Es justamente tomando esta idea y sabiendo que se debe respetar la diversidad que consideramos que más allá de partir de aquello que es más cercano debemos continuar con el tema, de lo contrario obtendríamos mentes estrechas que no pueden ver más allá de su sitio y de lo que está delante de sus narices. La contaminación es un tema de todos, y todos los tipos de contaminación nos afectan, estemos en la situación sociocultural que estemos. Además, si formamos ciudadanos críticos, informados, sabemos que todos los tipos de contaminación tienen que ver con él. Tal vez podamos usar la más visible y presenta más riesgos como disparador, para que entiendan la importancia del tema y la necesidad de involucrarse. Tal como expresa Giroux: “La ciudadanía no es algo privado, cuando el chico deje la escuela debe estar preparado para poder pelear, combatir y transformar las cosas”. Para que los alumnos se involucren para que piensen cómo pueden contribuir a disminuir el impacto de la contaminación, primero deben sentirse sujetos del problema, es por ello que partir de aquello que parece más cercano a primera vista es un muy buen recurso, aunque no debemos quedarnos sólo en ello. Si por ejemplo trabajamos en una escuela que tiene cerca un río contaminado y sólo hacemos referencia a la contaminación del agua, esos chicos no van a ser concientes tal vez en la importancia de reciclar por ejemplo plásticos o no generar tanta basura porque eso también los afectas. Además, puede ser que no se den cuenta del mal que les hace escuchar música con un volumen muy elevado.
Desde una postura constructivista se valora la creatividad del alumno, persona activa en el proceso de aprendizaje, y el docente es un facilitador (no ya aquel que posee el saber y lo trasmite). Los contenidos ahora van más allá de los conceptuales, por lo que el docente debe generar en el alumno contenidos procedimentales y actitudinales. Es por ello que es el alumno quién al asumir el problema de la contaminación como suyo puede reflexionar y construir responsabilidad y solidaridad en cuanto al uso de los recursos naturales y el cuidado del medio ambiente en general.
Cerca de una escuela en Campana (Prov. de Bs. As.) a la altura del km 70 de la ruta Panamericana (de nivel carenciado) hay plantaciones de soja, tres hornos de ladrillo a cielo abierto, 6 cavas devenidas basurales y una empresa tratadora de residuos. A causa de esto los vecinos padecen enfermedades respiratorias, gastrointestinales y de piel. En este caso entonces, en base a lo enunciado anteriormente, comenzaríamos a ver la contaminación del suelo, ya que esta sería un buen disparador y los acercaría de una manera más crítica al mismo (además es la más riesgosa en este caso). De todos modos, el resto de los tipos de contaminación también los afecta y es por ello que pensamos que también deben trabajarse. Además, como expresamos consideramos que la escuela para formar ciudadanos críticos y activos y no perpetuar las diferencias sociales no puede diferenciar los contenidos porque de esta manera estaríamos discriminando. La discriminación es una relación de poder en donde aquellos que lo detentan establecen lo normal y lo que debe rechazarse. Por discriminación no debemos entender solo el tratamiento diferenciado en desmedro de la dignidad de una persona sino además el desconocimiento de las diferencias a través del mismo tratamiento para sujetos diversos. Es por eso que debe buscarse un equilibrio, reconociendo lo particular pero sin descuidar lo demás, porque sino tendríamos ciudadanos formados de maneras distintas. En el Diseño Curricular para la Provincia de Buenos Aires se afirma que la educación es una prioridad provincial y una política de Estado para construir una sociedad más justa y que: (…) “Hoy nos encontramos en un proceso de recuperación del sentido de educar para una sociedad democrática, inclusiva, que apuesta al desarrollo con justicia en los planos económico, político y social de nuestro país, desde una perspectiva intercultural” (…).
Parecería ser desde el discurso que el actual diseño dista del anterior en el sentido de promover una sociedad más inclusiva a través de un Estado con la obligación de intervenir. Recurrentemente aparece la idea de un Estado presente y la persecución de la inclusión. Lo interesante es la propuesta de diseños curriculares comunes como herramienta para garantizar el derecho universal a la educación, pero reconociendo y valorando la diversidad. De esta manera se plantea la idea de reconocer lo particular pero transmitiendo los mismos contenidos para no diferenciar. Es preciso contemplar el reconocimiento de la igualdad con el principio de equidad, regido por el criterio de justicia, según el cual debe otorgarse a cada individuo no sólo oportunidad sino también recursos necesarios para su desarrollo integral.
Otra escuela de muy bajos recursos y ubicada en una zona carenciada es la Escuela Primaria Nº 79, de la Ribera de Quilmes. En esta nos enteramos que los chicos sufrían en el comedor de una invasión de ratas, causada por los basurales que se formaban a su alrededor. Tal como en el caso anterior la contaminación del suelo sería un buen disparador para trabajar, así como la del agua ya que se encuentra en la Ribera. En cambio, en una escuela que atiende a chicos de un nivel sociocultural elevado, como el Mancedo (Mitre entre 9 de Julio y Videla), se puede comenzar a ver el tema de contaminación desde la visual o sonora, ya que al estar en el centro de Quilmes se pueden observar gran cantidad de carteles, algunos edificios, cables que afectan la estética de la ciudad. Por otra parte, los alumnos asisten con mp3 y celulares en los cuales escuchan permanentemente música con un volumen elevado.
Estos ejemplos nos muestran que podemos comenzar a trabajar desde el tipo de contaminación que a los chicos les despierte mayor interés, vean más cercano o presente más riesgo. El fundamento de esta idea se encuentra en la definición de aprendizaje significativo de Ausubel, ya que si queremos que los aprendizajes perduren en el tiempo estos deben ser de interés del alumno y deben relacionarse con aquello que ya saben.
En conclusión, creemos que si bien partimos de lugares distintos para desarrollar el tema de contaminación en escuelas diversas, los contenidos serán los mismos. Ubicadas dentro de los enfoques críticos o teorías de la resistencia pensamos que la escuela tiene márgenes de autonomía, puede actuar y debe hacerlo y por ello la escuela no puede diferenciar a los alumnos por su nivel sociocultural. Como futuras docentes además, apostamos a que desde la escuela se cree conciencia en los alumnos para disminuir el impacto de la contaminación en todos sus tipos.

4. Conclusión.
En la actualidad, la enseñanza de los temas ambientales está instalada en las escuelas, sin embargo, la gran heterogeneidad de propuestas que se observan, tanto en la educación formal, muestra con claridad la convivencia de diferentes concepciones de ambiente y de problemáticas ambientales, plasmadas en un abanico de propuestas educativas. Tal como expresa el currículum:
(…) “la cuestión ambiental ha ido cobrando importancia desde las ultimas décadas del siglo xx y es hoy en día una temática ineludible. La degradación del ambiente-ecológico se demuestra en múltiples problemáticas: a nivel mundial-en los cambios climáticos, las guerras por el petróleo, los conflictos por el agua- y a nivel regional –en el deterioro de los recursos naturales causado por los monocultivos, por ejemplo la soja, la contaminación de la cuenca Matanza-Riachuelo y el no tratamiento de los residuos urbanos- “ (…).
Por otra parte falta mucho para que los alumnos tomen real conciencia del tema, tal como se observó en las encuestas realizadas. Si bien el tema se desarrolla mayormente no se observa un cambio en los hábitos de las familias involucradas.
Esta claro que el hombre debe aprender que el ambiente no es algo que pueda manejar según su voluntad, sino que él debe integrarse para tener una vida mejor. La consecuencia de no entenderlo a tiempo es su desaparición, que aunque parezca tremendista es así de duro y real. Un paso importante para mejorar el hábitat sería lograr que el hombre cambie de actitud interna hacia su ambiente respetando sus valores y derechos.
A partir de la revolución industrial iniciada en Inglaterra a mediados del siglo XVIII, la nuestra es una civilización del humo ya que lanzamos a la atmósfera gases que están cambiando las condiciones térmicas del planeta y provocando el efecto invernadero. La contaminación hace que todo cambie rápidamente. Es por eso que hay que pensar estrategias para actuar frente a los mismos. Si esto sigue así las condiciones económicas y sanitarias van a cambiar dentro de muy poco. La ausencia de un marco legal unificado y de criterios comunes en el control de las actividades que deterioran el medio ambiente dificultan la posibilidad de encontrar soluciones a los problemas mencionados.
Debemos pensar al aula como un lugar en el que se administren ocasiones con el propósito de dar lo que la sociedad no pide, desconoce, oculta u olvida, que puede ayudar a pensar la exclusión, justicia, corrupción, violencia, la diferencia y, en este caso, la degradación del medio ambiente que se ubica después del acrecentamiento económico de unos pocos. En el diseño se expresa:
(…) “Desde esta concepción, se imponen modelos de desarrollo productivo a corto plazo, con el fin de obtener mayores ganancias, sin considerar las dinámicas y temporalidades ecológicas y culturales de largo plazo. Este enfoque de desarrollo se sustenta más en creencias e intereses, que en el conocimiento y los valores. En contraposición a la visión del ambiente como “escenario natural” en el que las personas desarrollan su existencia, es decir, como algo ajeno y externo a lo social, el curriculum de la provincia adopta una concepción que lo entiende como el resultado de interacciones entre sistemas ecológicos, socioeconómicos y culturales” (…).
De esta manera, esta en nuestras manos formar futuros ciudadanos que respeten y cuiden su ambiente, pero principalmente que lo expresen en su vida cotidiana.




Bibliografía:

_ Diseño Curricular de la Provincia de Buenos Aires.
_ Bilenca, David N; Kechichian; “Ecología urbana y rural”.


Páginas consultadas:

- http://educasitios.educ.ar
- http://agua.ecoportal.net
- http://www.sagan-gea.org
- http://www.ina.gov.ar
- DERF- Agencia Federal de noticias.
- Ciencia de la tierra y el medio ambiente.
- http://www.salonhogar.com/ciencias
- http://www.biodisol.com
- Wikipedia.

Otras fuentes:
- Revista Pedagógica de los trabajadores de la educación: “La educación en nuestras manos”; edición: Año 16/ Nº 78.
- Diario Clarín, El Día, Página 12, Opinión.
- Revista Novedades Educativas Edición 183 – Marzo 2006.
- Revista “El Federal”.